Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Santander ve "chocante" el capital adicional exigido a la banca española, pese a tener menos deuda griega

Sáenz prevé que la concesión de crédito en España no se verá afectada por los nuevos requisitos de solvencia
El consejero delegado del Santander, Alfredo Sáenz, ha calificado de "chocante" el volumen de capital adicional exigido a la banca española cuando es la que menos deuda de Grecia tiene en su balance de toda Europa, y ha estimado que determinadas "jurisdicciones" han salido favorecidas por los criterios empleados por la Autoridad Bancaria Europea (EBA, por sus siglas en inglés) para determinar las necesidades de capital en función del nivel de activos de riesgo.
Durante la presentación de los resultados de los nueve primeros meses, que arrojaron un descenso del beneficio del 13%, hasta 5.303 millones de euros, Sáenz consideró que las necesidades de capital para la banca española acordadas en Europa y que deberán cubrirse en junio de 2012 son "cifras abultadas y estridentes" que no responden a la realidad.
Según especificó el 'número dos' del primer banco español por volumen de activos, estas cifras serían menores si se hubieran computado como capital las obligaciones necesariamente convertibles en acciones desde el principio, si se hubieran incluido las plusvalías de la deuda soberana de fuera de Europa en balance, y si fuera diferente el tratamiento otorgado a los intangibles.
A la pregunta de por qué ha salido la banca española como 'la peor de la clase' después de la griega en el ejercicio de recapitalización realizado por la EBA y de si éste no es un 'traje a medida' de determinados países europeos en detrimento de España, el consejero delegado acotó que la respuesta a esa pregunta "es obvia" pero eludió ir más allá en su explicación.
Sáenz también prefirió no entrar a valorar la actuación del Gobierno español en la última cumbre europea para abordar la recapitalización o la del Banco de España en cuanto a sus esfuerzos para evitar que se dañe la imagen de la banca española, algo que equiparó con la reputación, "que se pierde muy pronto y se tarda mucho en recuperar".
"Este ejercicio tiene mucha letra pequeña", sostuvo el consejero delegado del Santander, que también consideró discrecional que la EBA haya incluido en su examen a los cinco mayores bancos españoles por volumen de activos: Santander, BBVA, Caixabank, Bankia y Popular. "Se supone que son los más grandes por un determinado volumen de activos, es un poco arbitrario, pero forma parte de las reglas del procedimiento de la EBA", explicó.
LA BANCA ESPAÑOLA SUPERARÁ LAS EXIGENCIAS "CON TRANQUILIDAD".
Para el consejero delegado del Santander, estos cinco bancos superarán las nuevas exigencias de capital "con relativa tranquilidad", ya que las cifras de necesidades que hay que cubrir el año próximo y que se han dado a conocer hasta el momento "no plantean problemas importantes a nadie", y tampoco repercutirán en la concesión del crédito en España.
"Ninguno de los bancos españoles tiene necesidad de restringir el crédito para mejorar su cifra de capital", sostuvo Sáenz, convencido de que "ese no es el camino, si no el peor de todos los caminos en términos de cuenta de resultados". En cualquier caso, consideró que en España "el crédito es el que es" por el nivel de demanda solvente, y que el Banco de España establecerá los mecanismos pertinentes para evitar "consecuencias indeseadas".
Tras descartar que los mayores requisitos de solvencia perjudiquen al crédito en España, agregó que las consecuencias de la recapitalización serán "positivas" para el país porque permitirán mejorar la confianza en la economía y liberar parte de las restricciones en los mercados de financiación internacionales. "La actividad en los mercados de capitales va a verse beneficiada", argumentó.