Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

El Santander baja el 1,6 por ciento en bolsa tras presentar sus resultados semestrales

El vicepresidente y consejero delegado del Banco Santander, Alfredo Saez, durante la presentación en rueda de prensa de los resultados del primer semestre, en el que la entidad financiera ha ganado 4.445 millones de euros, un 1,6% menos que en el mismo perido de 2009. EFEtelecinco.es
Las acciones del Banco Santander bajaron hoy el 1,63% en la bolsa española, después de anunciar que en el primer semestre del año obtuvo un beneficio neto de 4.445 millones de euros, el 1,6% menos que en el mismo periodo de 2009.
Así, las acciones de la entidad bancaria cerraron a un precio de 10,26 euros por acción, después de que los inversores hubieran intercambiado hasta ese momento 51,4 millones de títulos por más de 530 millones de euros.
En lo que va de año, las acciones de la entidad que preside Emilio Botín han perdido el 10,9%.
Según informó hoy el Grupo Santander a la Comisión Nacional del Mercado de Valores (CNMV), entre enero y junio de 2009, el beneficio se redujo como consecuencia de las dotaciones a provisiones, que alcanzaron los 4.919 millones de euros, lo que supone el 6% más que un año antes.
Por su parte, la tasa de morosidad se situó en el 3,37% a cierre de junio, sólo tres centésimas más que el trimestre anterior.
Ese dato supone el incremento más bajo desde que comenzó la crisis, frente al 2,82% de un año antes y para una cartera crediticia de 727.882 millones de euros (938.968 millones de dólares), que creció el 4,9% interanual.
Según los analistas, los resultados obtenidos por el Grupo Santander están en línea con lo estimado, ya que preveían un retroceso medio del 1,3%, como consecuencia de un aumento de provisiones para hacer frente a los efectos de la crisis económica y de la morosidad.