Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

El Santander estima una participación de 570 millones en la Sareb tras la conversión de subordinada

La participación de Banco Santander en la Sociedad de Activos procedentes de la Reestructuración Bancaria (Sareb) asciende a unos 570 millones de euros tras la operación de conversión en capital de deuda subordinada acometida por la sociedad.
Además, el banco presidido por Ana Botín cifra en 240 millones la deuda subordinada que posee del conocido como 'banco malo' tras esta operación, según ha informado la entidad en una comunicación remitida a la Comisión Nacional del Mercado de Valores (CNMV).
Una vez ejecutada la conversión, la estructura de los recursos propios de la Sareb ha quedado constituida por 953 millones de euros de capital y 1.429 millones de euros en obligaciones subordinadas.
La junta de accionistas de la Sareb aprobó el pasado viernes convertir deuda subordinada por importe de 2.170 millones de euros para afrontar las necesidades de capital derivadas del nuevo marco contable que entró en vigor el pasado año.
Tras la aplicación de la nueva circular contable, el llamado 'banco malo' tuvo que valorar nuevamente y de manera individual todos su activos, un proceso que desveló que la sociedad necesitaba acometer un saneamiento de 2.044 millones de euros, adicionales a los 968 millones provisionados en los dos ejercicios anteriores.
El Santander ha indicado que ha ajustado en un importe "no significativo" su exposición en Sareb teniendo en cuenta la recuperabilidad de la inversión en base a los planes de negocio y el horizonte temporal de estos, entre otros factores.
La entidad también atiende a la actividad comercial en la gestión de préstamos y la venta de inmuebles que cubren los gastos operativos, así como el proceso de migración de la gestión de los activos a cuatro servicers (Altamira, Haya Real Estate, Servihabitat y Solvia) que supone "reenfocar" la estrategia de la sociedad.