Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Santander prevé que su morosidad inmobiliaria (25%) siga subiendo en 2012

El consejero delegado del Banco Santander, Alfredo Sáenz, ha pronosticado que la morosidad de los créditos con finalidad inmobiliaria concedidos por la entidad, que ahora se encuentra en el 25%, siga subiendo a lo largo del próximo ejercicio 2012. Esta tasa "es una barbaridad y la vemos creciendo claramente", reconoció.
Durante la presentación de los resultados del Santander en los nueve primeros meses del ejercicio, que arrojaron una caída del 13%, hasta 5.303 millones de euros, Sáenz admitió que la morosidad de los promotores inmobiliarios "ha subido como una flecha" en los últimos meses, mientras que la tasa de impago de los créditos hipotecarios se ha estabilizado. Así, calculó que la tasa de mora del Santander se situará entre el 5,5% y 5,8% en España el año que viene.
El Santander cuenta en la actualidad con créditos con finalidad inmobiliaria por importe de 24.400 millones de euros, en los que figuran 12.523 millones en edificios terminados y 1.737 millones que están clasificados como edificios en construcción. Según especificó el 'número dos' del Santander, el banco está vendiendo activos inmobiliarios con un descuento del 28%.
No obstante, a la pregunta de si prevé descensos de precio adicionales en el mercado inmobiliario, Sáenz descartó que se pueda producir una fuerte corrección a futuro. "No tenemos la impresión de que vaya a haber un ajuste adicional importante en los precios de los activos inmobiliarios a pesar de que hay mucho agorero, sobre todo entre los analistas internacionales", sostuvo el consejero delegado.
Respecto a la información del diario británico 'Financial Times' sobre la intención del Santander de vender discretamente un paquete con miles de viviendas y parcelas embargadas, valorado en 3.000 millones de euros, a inversores extranjeros para sanear su balance, Sáenz la negó categóricamente. "No vamos a vender 3.000 millones de euros en inmuebles", enfatizó.
El diario sostiene que existen al menos dos potenciales compradores interesados, los fondos inmobiliarios de Cerberus y Morgan Stanley, pero que están demandando descuentos tan grandes que es improbable que Santander llegue a un acuerdo antes de fin de año por miedo a que perjudique a sus ratios de capital.
El consejero delegado descartó también que el Santander se esté planeando desinversiones para fortalecer sus ratios capital ante las nuevas exigencias a escala europea. "No sé las desinversiones que podemos hacer, y si lo supiera no se lo iba a decir. No iba a contar al mercado que tengo intención de desinvertir, y mucho menos qué desinversiones tengo en la cabeza", respondió a una pregunta formulada en este sentido.
Sin embargo, Sáenz recordó que de forma continuada y desde el ejercicio 2008 el Banco Santander se ha mostrado muy activo en cuanto a las desinversiones y que cuenta con "muchas teclas que tocar" en caso de que se lo proponga.
BANCO MALO.
Sobre la posibilidad de que se cree un 'banco malo' a escala nacional que aglutine los activos de peor calidad del sistema financiero español, entre los que destacarían previsiblemente los del sector inmobiliario, Sáenz expresó su escepticismo al respecto e incidió en que desconoce en qué términos podría articularse dicha medida.
"A todos nos gustaría quitarnos los créditos y activos malos, pero ¿quién los compra y a qué precios?, porque el Estado no los puede comprar, eso es déficit publico a tope", ilustró Sáenz, si bien se mostró dispuesto a "abrazar ideas buenas" en caso de que se planteen.