Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Sareb vendió el año pasado 9.000 inmuebles por 700 millones e ingresó otros 2.800 de activos financieros

La Sociedad de Gestión de Activos Procedentes de la Reestructuración Bancaria (Sareb) --el llamado 'banco malo'-- vendió el año pasado 9.000 inmuebles por valor de 700 millones de euros, e ingresó además otros 2.800 millones de euros de sus activos financieros.
El ministro de Economía, Luis de Guindos, ha informado este lunes a la Comisión de Economía del Congreso de estos datos, defendiendo que la Sareb ha sido un "instrumento fundamental" para el inicio de la recuperación económica por el "impacto" que ha tenido en el "saneamiento" de los balances de las entidades bancarias.
Así, durante su primer año de actividad, el 'banco malo' ha conseguido "conformar su estructura y poner en marcha su actividad", centrada fundamentalmente en la gestión comercial a través de canales mayoristas, minoristas y para activos singulares, con el objetivo de "dirigir sus productos a distintos perfiles de inversor".
De este modo, se ha impulsado la venta de 9.000 inmuebles y se ha conseguido una "caja bruta" estimada para 2013 de 3.500 millones, de los cuales 2.800 millones corresponden a cobros de activos financieros y los 700 millones restantes a ingresos de los activos inmobiliarios.
MENOS RIESGO PARA EL ESTADO
"Esta caja permitirá afrontar sin problemas los gastos y hacer frente a los servicios de su deuda, además de amortizar una cantidad importante de deuda en 2014", ha añadido Guindos, precisando que de este modo se conseguirá un "doble efecto positivo" ya que se facilitará mayor liquidez directa a las entidades de crédito a la par que se "reduce el riesgo del Estado" en Sareb.
No obstante, durante este ejercicio la Sociedad aún deberá afrontar "retos muy importantes", según ha recordado el ministro, citando por ejemplo la gestión de los activos financieros, que suponen el 80% de su cartera; el mantenimiento de los activos inmobiliarios para evitar su deterioro y la finalización de las obras que están paradas con una inversión prevista de 100 millones de euros a lo largo del ejercicio.