Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Sareb pide información a los registradores para responder el requerimiento de la Junta de Andalucía sobre VPO

El 'banco malo' negocia con nueve comunidades acuerdos para cederles temporalmente 2.000 viviendas a partir de este mismo año
La presidenta de la Sociedad de Gestión de Activos procedentes de la Reestructuración Bancaria (Sareb), Belén Romana, ha informado este martes de que se ha solicitado información a los registradores de la propiedad de Andalucía para conocer en detalle las viviendas de protección oficial (VPO) que cuentan en su balance de modo que se pueda responder al requerimiento sobre este asunto que ha planteado la Junta de Andalucía.
En su primera comparecencia ante la Comisión de Economía del Congreso, la máxima responsable del llamado 'banco malo' ha sido preguntada por el diputado de la Izquierda Plural (IU-ICV-CHA) Alberto Garzón sobre cuántas VPO tiene la Sareb en todo el país, y si las ha vendido en ferias y salones inmobiliarios, contraviniendo la ley, tal y como se ha publicado en varios medios de comunicación.
De hecho, el pasado mes de febrero la Consejería de Fomento y Vivienda de Andalucía abrió dos procedimientos administrativos contra la Sociedad por incumplimiento de las obligaciones inherentes a la titularidad de sus viviendas protegidas en la región. Y es que la normativa vigente obliga a la Sareb a poner a disposición de los registros públicos municipales de demandantes de vivienda oficial los al menos 911 inmuebles de ese tipo que posee en Andalucía.
ESPERANDO A LOS REGISTRADORES
La Consejería requirió oficialmente a la Sareb información y documentación acreditativa de la puesta a disposición de sus viviendas protegidas en los Registros, y el 'banco malo' a su vez ha pedido la información a 40 de los registradores de la propiedad de la región. "Hasta ahora nos han contestado que tenemos 96 titularidades, 138 nos han dicho que no tenemos ninguna y estamos pendientes de 17 registros", ha señalado Romana.
Además, ha recordado que cuando se transfirieron los activos bancarios a la Sareb la documentación que los acompañaba era muy deficiente, lo que obligó a realizar una auditoría general para completar la información. Por este motivo, la dirección del 'banco malo' cree que "la mejor manera de contestar al requerimiento de la Junta era acudir a la mejor fuente del mercado inmobiliaria, que son los registradores".
"Queremos asegurarnos de la información que tenemos que comunicar a la Junta, y por eso hemos iniciado un proceso de información con los registradores de la propiedad, que normalmente tienen mejor información que las entidades financieras. Y utilizaremos esa información más definitiva", ha apostillado.
En cualquier caso, Romana ha justificado que haya VPO en el balance de la Sareb recordando que todos los activos se han transferido "por mandato legal" y que el 'banco malo' "no ha decidido ni a quién compraba, ni cuánto pagaba, ni cuándo compraba". Y ha asegurado que en cualquier caso en la venta por el canal mayorista se "garantizará el estricto cumplimiento de los compromisos previos" que pesaran sobre las viviendas objeto de la operación.
SENSIBILIDAD SOCIAL
Con relación a los "problemas de vivienda que padecen muchas familias", ha recordado que la Sareb ha ofrecido a las comunidades autónomas la cesión temporal de unas 2.000 viviendas, y ha confirmado que ya está en negociaciones con nueve gobiernos regionales para que "los primeros acuerdos comiencen a concretarse durante la segunda mitad de este año".
"No podemos permanecer ajenos al drama de muchas familias de nuestro país respecto de la vivienda. Dentro del marco que nos impone nuestro mandato legal, queremos contribuir a las acciones de la propia Administración para paliar el drama de la vivienda al que se enfrentan muchas familias", ha asegurado Romana, recordando no obstante que el 'banco malo' no es un instrumento creado para la política de vivienda social ni tampoco una agencia de alquiler.