Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Sarkozy dice que, gracias a Zapatero y Rajoy, España ya no está "en primera línea" de la crisis

El presidente francés, Nicolas Sarkozy, ha asegurado este domingo que gracias a los "esfuerzos" del presidente del Gobierno, José Luis Rodríguez Zapatero, y a la "responsabilidad" del líder del PP, Mariano Rajoy, España "ya no está en primera línea" de la crisis de deuda.

"Por lo que se refiere a España, gracias a los esfuerzos del señor Zapatero y el sentido de la responsabilidad de la oposición del señor Mariano Rajoy, España ya no está en primera línea", ha asegurado Sarkozy en una rueda de prensa conjunta con la canciller alemana, Angela Merkel.
Sarkozy ha elogiado además los esfuerzos de ajuste de Portugal y sobre todo de Irlanda, que "era un país al borde de la quiebra tras la crisis de 2008" y ahora "es un país que ha salido o está saliendo de la crisis".
En contraste, el presidente francés ha exigido al primer ministro griego, George Papandreu, y al italiano, Silvio Berlusconi, que sean "conscientes de su responsabilidad" y adopten "decisiones nuevas" para reducir su déficit.
"No se puede pedir solidaridad si aquel a quien se ayuda no hace los esfuerzos necesarios", ha dicho el presidente francés en referencia a Italia. También Merkel ha señalado que "Italia tiene una deuda pública muy elevada que deberá ir reduciendo" y ha pedido a Berlusconi "estar a la altura de la responsabilidad".
"Confiamos en él", ha asegurado la canciller alemana, que ha transmitido personalmente el mensaje al primer ministro italiano este domingo en una reunión conjunta con Sarkozy. "La confianza no se recuperará simplemente con un cortafuegos o con un nuevo programa para Grecia", ha resaltado Merkel en referencia al refuerzo del fondo de rescate, "la confianza se recuperará si cada uno haga su trabajo"
PROGRESOS EN EL PLAN ANTICRISIS
Tanto Merkel como Sarkozy han hablado de "progresos" en los tres pilares del plan de la UE para combatir la crisis de deuda -la quita de Grecia, el refuerzo del fondo de rescate y la recapitalización de los bancos-, han restado importancia a las discrepancias entre Francia y Alemania y se han mostrado convencidos de que será posible lograr un acuerdo en la nueva cumbre convocada para el miércoles 26 de octubre.
"Velaremos por que las decisiones que deben tomarse se tomen el miércoles", ha asegurado la canciller alemana.
Sarkozy ha sostenido que los trabajos "avanzan bien", aunque ha destacado que se trata de decisiones de "una complejidad técnica considerable que exigen muchísimo dinero".
Por lo que se refiere al plan de recapitalización bancaria, ambos mandatarios han coincidido en que los bancos que no cumplan el nuevo ratio de capital deberán acudir primero al mercado, después a ayudas nacionales y "como último recurso" al fondo de rescate. Según el principio de acuerdo alcanzado este sábado -con reticencias de España, Italia y Portugal- la banca necesita alrededor de 100.000 millones de euros.
En cuanto a la quita para Grecia, Merkel ha dicho que "las negociaciones con los bancos acaban de empezar" y ha eludido concretar qué porcentaje de pérdidas se les pedirá que asuman. El descuento se situará alrededor del 50%.
Finalmente, sobre el refuerzo del fondo de rescate de 440.000 millones de euros, la canciller alemana ha dicho que sobre la mesa hay dos alternativas y ha resaltado que "ninguna de ellas incluye al Banco Central Europeo porque los Tratados no lo permiten". Francia defendía que el BCE participara en el refuerzo de la potencia del fondo pero ha claudicado en su propuesta.
Sarkozy ha explicado que "el BCE es independiente y Francia lo apoya tanto como Alemania". "No corresponde a los jefes de Estado darle instrucciones, ha dicho. Pero ha agregado que "ninguna solución es viable si no tiene el apoyo de todas las instituciones".
El presidente francés ha justificado sus múltiples reuniones con Merkel alegando que "es capital que, frente a esta crisis financiera sin precedentes a la que se enfrenta el euro, Alemania y Francia hablen con la misma voz y compartan una misma política".