Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

El Secretario del Tesoro lanza una nueva iniciativa para rescatar a la banca

El secretario del Tesoro de EEUU, Timothy Geithner, anunciará hoy la creación de un fondo de entre 500.000 millones y un billón de dólares, para comprar a la banca, con la participación de capital privado, sus "activos tóxicos" procedentes del sector inmobiliario.
Geithner adelanta la nueva iniciativa para rescatar la banca, el "Programa Estatal-Público de Inversión (PPIP), en un artículo de opinión que publica hoy el diario financiero "The Wall Street Journal".
El Secretario del Tesoro resalta que "los inversores privados establecerán el valor de los créditos e instrumentos financieros que se compren en el marco del programa, lo cual asegurará que el gobierno no pague demasiado por estos activos".
El Departamento del Tesoro pondrá una parte del capital directamente, mientras que la Corporación Aseguradora Federal de los Depósitos (FDIC) y la Reserva Federal aportarán financiación para facilitar la participación en el programa de inversores privados, como los fondos de inversiones.
El PPIP, según Geithner, "garantizará que los participantes del sector privado compartan el riesgo junto con el contribuyente y que el contribuyente participe en las ganancias de estas inversiones".
El programa "al principio aportará financiación de 500.000 millones con la capacidad de ampliarla hasta un billón con el tiempo, lo que supone una gran parte de los activos relacionados con el sector inmobiliario adquiridos antes de la recesión y que ahora están atascando nuestro sistema financiero", señala.
"Con el tiempo -argumenta Geithner- al crear para estos activos un mercado que actualmente no existe, este programa ayudará a mejorar su valor, aumentar la capacidad de la banca de conceder créditos y reducir la incertidumbre sobre las dimensiones de las pérdidas en el balance general de los bancos".
El Secretario del Tesoro afirma que "no podemos solucionar esta crisis sin hacer posible que los inversores arriesguen su capital. Si bien la crisis fue causada por los bancos asumiendo demasiado riesgo, el peligro ahora es que no se arriesgan lo suficiente".