Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Seopan asegura que el Estado "no va a meter un euro" en la sociedad de rescate de autopistas

La patronal de constructoras y concesionarias Seopan asegura que el Estado "no va a meter un euro" en la eventual nueva sociedad pública que rescatará a las nueve autopistas de peaje en quiebra, según asegura su presidente, Julián Núñez.
"El Estado no ha puesto nada encima de la mesa que no le corresponda poner, como es el coste de las expropiaciones de los terrenos, al igual que hace en todas las obras públicas, y no va a meter ni un euro", indicó Núñez en declaraciones a RNE que recoge Europa Press.
El presidente de Seopan asegura que el rescate, para el Estado, supone quedarse con unos activos (las autopistas) con la mitad de la deuda que actualmente soportan.
"El Estado no va a meter un euro en la sociedad pública, lo que se ha pagado hasta ahora son los costes de las expropiaciones, como cuando se hace cualquier obra pública", insistió Núñez. "Las expropiaciones de las obras de cualquier obra las paga el Estado, es una obligación que le compete", añadió.
El presidente de la patronal constructora manifestó la voluntad de las constructoras de llegar a un acuerdo sobre el plan de rescate de las vías de pago en problemas presentado por el Gobierno.
El representante de constructoras y concesionarias en la negociación con el Gobierno aseguran que "están trabajando" para lograr ese acuerdo, dado que la alternativa "es dirimir las diferencias en los tribunales".
El pasado martes el Gobierno presentó al sector el plan que ha diseñado para rescatar a las nueve autopistas de peaje en quiebra. El proyecto pasa por integrar las vías en una sociedad 100% pública tras, previamente, realizar una quita del 50% tanto a la deuda financiera que soportan como al monto que la Administración debe a la constructoras que las construyeron.
Los importes restantes de deuda, unos 2.400 millones de euros de los bancos y unos 240 millones de las constructoras, se convertirá en un bono a treinta años con una rentabilidad del 1%.
Respecto al bono en el que se convertirá la deuda de las autopistas con bancos y constructoras una vez que se le aplique la quita propuesta, el presidente de Seopan explicó que se ha propuesto esta titulización del pasivo para facilitar la operación y la venta de los bancos que quieran salir, fundamentalmente los extranjeros.
ERRORES DE DISEÑO.
En cuanto a los eventuales errores que se pudieron cometer en el diseño de estas autopistas, llamó a evaluar la rentabilidad de una infraestructura no sólo desde la actual perspectiva de crisis.
En opinión del presidente de la patronal, "en general, el desarrollo de la obra pública en España es muy satisfactorio". "En algunos casos hay errores de diseño, pero hay que preguntar a la Administración, que es la que realiza esos diseños", indicó.
"Efectivamente, no voy a negarlo, ha habido obras en España que no tienen la rentabilidad esperada, que se han planificado de forma errónea, pero pongamos cosas en su contexto, el impacto que tienen respecto al volumen en el total invertido en los últimos veinte años es absolutamente anecdótico", argumentó.
"Las constructoras ofertamos lo que se licita, decirle a nuestro cliente (la Administración) 'no haga usted esto' es como decirle no quiero trabajar. Es nuestro ADN, construimos lo que otros proyectan", abundó Núñez.