Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Seopan pide una inversión de 30.000 millones en infraestructuras hasta 2012

El presidente de SEOPAN (Asociación Nacional de Empresas Constructoras de España), David Taguas, durante la conferencia "Una estrategia para la estabilización con cinco frentes". EFE/Archivotelecinco.es
El presidente de la patronal constructora Seopan, David Taguas, reclamó hoy a las Administraciones Públicas una inversión en infraestructuras para el periodo 2009-2012 de 30.000 millones de euros, de los que dos terceras partes podrían financiarse con capital privado.
En un encuentro informativo para analizar las perspectivas del sector, Taguas insistió en que la puesta en marcha de un plan extraordinario de inversión en obras públicas es "clave para estabilizar la economía e iniciar un nuevo periodo de crecimiento sostenido", al tiempo que serviría para crear alrededor de 185.000 puestos de trabajo en su primer año de funcionamiento.
El ministro de Fomento, José Blanco, dijo hace dos semanas que el Gobierno pretende movilizar recursos por valor de 15.000 millones de euros para tal fin, mientras analiza con las constructoras las fórmulas financieras que permitirían llevar a la práctica dicho plan.
La propuesta de Seopan pasa por que un tercio de la inversión que demandan (10.000 millones) se financie con cargo a los presupuestos del Estado entre 2010 y 2012, lo que permitiría adelantar la construcción de obras de carreteras y ferroviarias que ya están aprobadas o en fase de licitación.
El segundo tercio de la inversión se llevaría a cabo mediante el método alemán, pagando las constructoras por adelantado unas obras que cobrarían a partir de 2012, algo para lo que Taguas considera necesario que existan avales del Estado para que las entidades de crédito den la financiación necesaria a las empresas.
El último tercio se pondría en práctica mediante concesiones, por lo que tendría una financiación totalmente privada, que luego se recuperaría con el peaje directo o en sombra (el Estado paga por la disponibilidad de la infraestructura).
La parte del plan financiada por el método alemán permitiría anticipar proyectos de carreteras y ferroviarios que estén en fase avanzada de tramitación, en tanto que las concesiones permitirían la construcción de los nuevos tramos de autovías que todavía están en estudio.
Según reconoció Taguas, dos tercios de la inversión propuesta por Seopan dependen de las entidades financieras, razón por la que reclamó un marco regulatorio más competitivo que elimine los riesgos asociados a los contratos de obras públicas.
En este sentido, el presidente de Seopan dijo tener constancia de que el Gobierno está trabajando en un nuevo marco normativo que incluiría una nueva fiscalidad para las concesiones, la ordenación de la ofertas a la baja en los concursos de obra pública y la regulación de los retrasos en los pagos de la Administración, entre otras cosas.
Junto con el plan extraordinario de inversión pública en infraestructuras, Seopan considera necesario llevar a cabo un plan de reactivación de la vivienda, lo que a juicio de Taguas "se puede hacer perfectamente" con la propuesta del Gobierno de eliminar a partir de 2011 la desgravación por la compra de vivienda habitual a la rentas superiores a 24.000 euros al año.
No obstante, dijo que el problema que aún está sin resolver es el del suelo que bancos y cajas se han quedado a cambio de cancelar deuda, un activo que "hay que congelar durante dos años" para evitar que quiebre parte del sistema financiero.