Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Sindicatos plantean nacionalizar la siderurgia británica ante la marcha de Tata Steel

Cameron convoca una reunión urgente para analizar la crisis del sector en Reino Unido
La decisión de Tata Steel de examinar todas las opciones de reestructuración disponibles para su filial en Reino Unido, incluyendo su venta, lo que amenazaría directamente a 5.000 empleos y hasta 15.000 de manera indirecta, ha llevado a los sindicatos a plantear la nacionalización del sector siderúrgico británico y ha provocado la convocatoria por parte del Gobierno de una reunión de urgencia para estudiar la crisis del sector.
"Tenemos que mirar la nacionalización de la industria del acero", afirmó el sindicato GMB, que considera necesario ejercer una protección sobre los activos "incluso por un periodo corto de tiempo".
"El Gobierno necesita actuar y hacerlo ahora en apoyo de la industria del acero; estamos hartos de falsas promesas. Se necesita ayuda o de otra manera estas comunidades nunca se recuperarán", añadió el sindicato.
La multinacional india Tata Steel anunció este miércoles que ha recomendado a su holding europeo, Tata Steel Europe, que explore todas las opciones para la reestructuración de su cartera, incluyendo la potencial venta de Tata Steel UK, en su conjunto o en partes.
"Dada la severidad de las necesidades de financiación en un futuro próximo, se aconsejará al consejo de Tata Steel Europe evaluar e implementar las opciones más factibles", indicó la compañía.
Sin embargo, desde el sector se señala la dificultad de que Tata Steel encuentre un comprador para su negocio en Reino Unido, lo que representa una amenaza directa para unos 5.000 puestos de trabajo y hasta unos 15.000 de forma indirecta.
De hecho, además de los sindicatos, el líder laborista, Jeremy Corbyn, ha expresado la necesidad de que el Gobierno tome cartas en la crisis del sector siderúrgico.
En este sentido, el primer ministro británico, David Cameron, ha convocado una reunión extraordinaria de su gabinete para acordar una respuesta a la crisis del acero británico.
No obstante, el ministro de Negocios de Reino Unido, Sajid Javid, anticipaba que la nacionalización del sector no es la solución al problema en la planta de Tata Steel UK en la localidad galesa de Port Talbot.
"No pienso que la nacionalización vaya a ser la solución", indicó Javid en declaraciones recogidas por la cadena británica BBC.
Posteriormente, a través de su cuenta personal en Twitter, el ministro ha expresado que su prioridad son los trabajadores del sector del acero y el conjunto de la comunidad. "Haré todo lo que pueda para ayudar a la industria a encontrar una solución viable a largo plazo", afirmó.