Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Sinopec presenta demanda arbitral contra Talisman (Repsol) por 5.500 millones de dólares

La petrolera pública china Sinopec y su filial Addax Petroleum han presentado una demanda arbitral contra Talisman, la petrolera canadiense adquirida por Repsol en 2015, por un total de 5.500 millones de dólares (4.883 millones de euros al cambio actual), que es el importe comprometido en la sociedad conjunta Tseuk, que opera en Reino Unido, informó Repsol a la Comisión Nacional del Mercado de Valores (CNMV).
En concreto, la compañía china reclama que se le abone el importe de su inversión inicial en Tseuk, materializada en 2012 mediante la compra del 49% de ésta al grupo canadiense Talisman, junto con los incrementos de inversión posteriores, realizados o por realizar en el futuro, así como las pérdidas de oportunidad que pudieran haberse producido. Al mismo tiempo, Addax pretende mantener su actual participación en Tseuk.
A juicio de Repsol, la demanda arbitral formalizada es "infundada y no refleja la actitud leal que se debe esperar de un socio que, casi tres años después de invertir en Tseuk, con participación plena en su gestión y aprobando todas las decisiones que se tomaban en el seno de la sociedad participada, sin haber manifestado queja o preocupación, inicia una vía legal para pretender obtener una ventaja ilegítima en interés propio".
La petrolera española lamenta que su socio chino inicie esta vía "en vez de dedicar todos los esfuerzos a mejorar el desempeño de Tseuk, tal y como en los últimos meses -tras la entrada de Repsol- está sucediendo en dicha participada conjunta en el Reino Unido y que es lo que podría justificar el deseo de Sinopec de permanecer en ella como accionista".
En su opinión, la actuación de la demandante puede entenderse como una "acción defensiva" por parte de quienes en su día adoptaron una decisión de inversión en Reino Unido "que no ha dado -como otras de ese mismo grupo empresarial- los resultados por ellos esperados".
La compañía presidida por Antonio Brufau considera que la demanda arbitral tiene un "nulo fundamento", por lo que viene siendo calificada por Talisman y por la propia Repsol, así como por sus asesores legales externos, como de 'riesgo remoto'.
Por ello, Talisman y Repsol, "al tiempo que defender con el máximo rigor sus derechos y de exigir a Sinopec la responsabilización por las consecuencias negativas que se causen a aquellas o a su participada Tseuk", esperan que el grupo chino "rectifique y dedique los mejores esfuerzos conjuntos a progresar eficazmente en la buena gestión de sus participadas en Brasil y Reino Unido.
Se da la circunstancia de que Repsol y Sinopec suscribieron en 2010 un acuerdo para desarrollar conjuntamente los proyectos de exploración y producción que Repsol posee en Brasil y constituir una de las mayores compañías energéticas de Latinoamérica con un valor en su día de 17.773 millones de dólares.
Repsol cerró en mayo de 2015 la compra de la petrolera canadiense Talisman Energy por unos 10.400 millones de euros, deuda incluida, casi cinco meses después de su anuncio en diciembre de 2014.