Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Sniace enviará las cartas de despido a 515 trabajadores tras no alcanzar un acuerdo con el comité

USO pide un referéndum para someter a votación la última propuesta de la empresa
Sniace enviará este martes, 24 de septiembre, las cartas de despido a 515 trabajadores al no haber alcanzado un acuerdo con el comité tras casi diez horas de reunión en el Organismo de Resolución Extrajudicial de Conflictos Laborales (Orecla), en Santander.
La empresa no enviará la notificación de despido al total de los trabajadores (535) al haber 20 a los que considera "imprescindibles" y que son el personal de seguridad, según ha explicado el secretario del comité, Antonio Pérez Portilla, en declaraciones a los medios de comunicación y ante los 200 trabajadores que se han concentrado durante todo el día en las inmediaciones del Orecla.
Los representantes de Sniace, encabezados por el presidente en funciones, Miguel Gómez de Liaño, han determinado de esta forma ejecutar el Expediente de Regulación de Empleo (ERE) de extinción en el que estaba inmersa la plantilla al no aceptar el comité la última propuesta que le ha puesto encima de la mesa.
Esta propuesta, según ha detallado Pérez Portilla, planteaba que este mismo martes se ejecutasen 83 prejubilaciones, para las que sería "necesario pactar" un ERE de dos meses y con las que podría "haber lio" con el Gobierno regional porque éste "no contemplaba poner todo el dinero" y la empresa dice que "no puede garantizar un mínimo". "Firmar en blanco sin saber en las condiciones qué se van a hacer no nos ha parecido aceptable", ha dicho.
Además, la propuesta planteaba el despido de los 63 empleados con contratos relevo que, en un principio, iba a ser prejubilados pero que finalmente también serían despedido y tendrían que cobrar del Fondo de Garantía Slarial (FOGASA), ha indicado.
Asimismo, este planteamiento pretendía llevar a cabo este martes 43 despidos "puros y duros", a quienes se les pagarían 20 días por año, y a los que se sumarían, pero no de formar inmediata, otros 20 que se ejecutarían entre marzo y septiembre de 2014.
Con esto, ha señalado el secretario del comité, quedarían unos 324 trabajadores que pasarían a estar inmersos en el ERE de doce meses y a quienes se aplicaría una rebaja salarial de 20 por ciento al comité de dirección, 17,5% a los mandos intermedios y un 15% para los obreros.
A todo ello, se sumaría la "reducción de derechos" laborales del convenio, medida que también estaba contemplada en el plan de viabilidad de Sniace y que se abordaría en la negociación colectiva, ha detallado Pérez Portilla de esta última propuesta.
El comité de empresa ha rechazado esta propuesta "fundamentalmente" porque considera que Sniace sigue planteando un "volumen brutal" de despidos, ha matizado Pérez Portilla, que ha señalado que, sin embargo, el "mayor lio" ha llegado al tener que firmar el acta de desacuerdo ante los mediadores del Orecla.
USO PIDE UN REFERÉNDUM
En ese momento, USO ha pedido al resto del comité (UGT, CCOO y Sindicato Unitario) la realización de un referéndum para someter a votación de los trabajadores la propuesta que Sniace ha puesto encima de la mesa.
Esta petición de USO ha derivado en "un problema sindical" que ha "mosqueado" a los representantes de Sniace, ya que los miembros del comité se negaban a firmar el acta de desacuerdo, ha afirmado Pérez Portilla.
Finalmente, se ha rubricado un acta pero "más light" con el compromiso de que el posible referéndum se debatirá este martes, a las 11 horas, en una asamblea en la fábrica, donde la plantilla mantiene su encierro.
Sin embargo, el "problema" con esta fuerza sindical no ha sido en ese momento, ya que había comenzado a primera hora de la mañana cuando USO planteó a los representantes de Sniace una propuesta que no era la que había consensuado con el resto del comité de cara a esta última reunión del periodo de consultas del ERE.
Esa "diferencia" de posturas entre los sindicatos, y que se ha materializado delante de la empresa, ha colocado al comité en una situación de "debilidad" a lo largo de toda la negociación de este lunes, ha considerado Pérez Portilla.
Para concluir, el secretario del comité ha calificado la situación de "dramática" y ha asegurado que no ha conocido en la comarca del Besaya unas circunstancias parecidas a las que atraviesa Sniace, en las que, ha lamentado, "el comité tenga en sus manos el decidir si se despide o no a la mitad de la plantilla".