Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Solbes admite que España no ha tocado fondo y que la contracción se agrava

El vicepresidente segundo y ministro de Economía, Pedro Solbes. EFE/Archivotelecinco.es
El vicepresidente segundo del Gobierno, Pedro Solbes, admitió hoy que la economía española no ha tocado aún fondo y consideró que las nuevas previsiones del Banco de España -que vaticina que el PIB caerá el 3% en 2009 y el 1% en 2010- son "un indicador de por dónde pueden ir las cosas".
Frente a los últimos cálculos del Ejecutivo, que en enero auguró una caída del PIB del 1,6% este año y la vuelta al crecimiento el año próximo, el Banco de España cree que no habrá una "recuperación incipiente" hasta finales del año que viene, aunque la economía se seguirá contrayendo.
En una pausa de la reunión informal del Ecofin (Consejo de Ministros de Finanzas de la UE), Solbes recalcó que el cálculo del Gobierno "era ajustado para las cifras que había en aquel momento", mientras que el del Banco de España "puede ser ajustado para las cifras que tenemos en este momento".
Las cifras del organismo supervisor ponen de relieve, según el titular de Economía y Hacienda, "que, todavía, de los datos existentes, no se aprecia que hayamos tocado fondo", aunque apuntó que hay "algún pequeño dato que permitiría pensar que la desaceleración se está parando".
En cualquier caso, las previsiones del Banco de España son ya "un indicador de por dónde pueden ir las cosas", afirmó Solbes, que reconoció que "todavía seguimos todos con esa conciencia de que no hemos terminado el proceso de desaceleración, aunque ya hay algún indicador más positivo".
A la pregunta de si el Gobierno va a rebajar sus previsiones, el ministro señaló que las revisará, como es habitual, cuando empiecen los trabajos de elaboración del presupuesto del año que viene (a finales de julio) y para la actualización del Programa de Estabilidad (a final de año).
Lo que ya está claro es que la caída de la actividad repercutirá de manera directa en el gasto público y, así, Solbes volvió hoy a repetir que España ha agotado su margen fiscal.
El vicepresidente recordó que los Veintisiete van a pedir a España que sitúe su déficit público por debajo del 3% del PIB en 2012 -hoy está previsto que el Ecofin confirme la apertura del procedimiento por déficit excesivo-, lo que obligará a un ajuste estructural del saldo presupuestario los próximos ejercicios del 1,25% anual.
"Esto quiere decir que el próximo año y los que vienen no hay que gastar más, hay que gastar menos", subrayó.
Tras tres años consecutivos de superávit, el déficit público español se disparó el año pasado hasta el 3,8% del PIB y, según los cálculos tanto de la Comisión Europea como del Gobierno español, seguirá por encima del umbral del 3% de 2009 a 2011.
Bruselas quiere que España empiece a corregir esa desviación a partir del año próximo, en paralelo al inicio de la recuperación económica, con el objetivo de situarlo por debajo del 3% en 2012.