Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Solvay quiere reducir 92 empleos en Torrelavega hasta 2015 a través de prejubilaciones y recolocaciones

Solvay Torrelavega ha anunciado este martes que debe reducir costes y realizar una "optimización" productiva para asegurar su competitividad, por lo que debe prescindir de 92 puestos de trabajo entre 2013 y 2015, y su intención es hacerlo a través de prejubilaciones y recolocaciones.
Por este motivo, la empresa ha manifestado al comité de la fábrica su voluntad de iniciar la negociación de un plan social que permita hacer de esta manera dicha reducción de puestos, que espera poder realizar "sin tener que presentar un ERE (expediente de regulación de empleo".
En un comunicado, Solvay explica que debe reducir en los próximos dos años alrededor de 20 millones de euros de sus costes en la fábrica de Torrelavega.
Señala que la mayoría de las medidas inciden sobre la mejora de los costes variables, tales como el consumo de energía, la eficiencia energética o la eficiencia en los procesos productivos. Y ello supone la necesidad de realizar nuevas inversiones en el complejo industrial por valor de 10 millones de euros en el periodo 2014-2015.
Añade que como consecuencia de la "optimización" de los procesos productivos, debe prescindir de 92 puestos de trabajo en dos años.
Según la empresa, este plan también ayudará a "mitigar" el efecto de las normativas europeas y nacionales, tanto fiscales como energéticas y medioambientales, que "lastran" la competitividad de la fábrica frente a los competidores de otras regiones del mundo.
El plan de optimización competitiva está enmarcado dentro del proyecto internacional del Grupo Solvay World Class Factory-Manufacturing Excellence, que supone una "revisión estratégica" del negocio del carbonato sódico del grupo para la mejora de la competitividad de las fábricas europeas que lo producen y para la reducción de la sobrecapacidad en el mercado, con medidas concretas en las plantas de Povoa (Portugal) y Rosignano (Italia), señala.
Su principal objetivo, precisa, es hacer frente a la competencia del carbonato sódico natural -trona- procedente de Turquía y Estados Unidos, el cual tiene unos costes de producción "sensiblemente menores" que los de las fábricas de carbonato sódico sintético.
Según explica Solvay, la trona ya ha empezado a llegar a los mercados europeos, donde la capacidad de producción es excedentaria, y donde se espera un incremento todavía mayor de exportación en los próximos años. Todo ello provocará que "sólo puedan mantenerse operativas las plantas que hayan sabido adaptarse a los imperativos del mercado", como será el caso de Torrelavega, asegura, que además exporta una parte importante de sus producciones fuera de Europa.
Una vez que el grupo haya conseguido la reducción de costes, habrá logrado su objetivo de convertir la planta de Torrelavega en una "referencia global" en producción de carbonato sódico sintético y podrá tener asegurado su futuro sostenible frente a la amenaza del carbonato sódico natural, concluye la empresa.
El Grupo Solvay, con sede en Bruselas, emplea alrededor de 29.000 personas en 55 países y su cifra de negocio en 2012 ha sido de 12.400 millones de euros.