Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Sordo (CC.OO.) fija julio como fecha tope para cerrar el acuerdo salarial con la patronal

Expresa su confianza en Francisco Carbonero y ve "insuficiente" el techo de gasto para 2018
El nuevo secretario general de CC.OO., Unai Sordo, ha afirmado este lunes que el acuerdo salarial de negociación colectiva para 2017 debería cerrarse a lo largo del mes de julio, porque si se llega ya a septiembre no merecería la pena firmarlo, pues habría ya pocos convenios a los que este pacto les serviría de guía.
"Si lo dejamos para después del verano, si esperamos al otoño, no va a quedar nada que guiar (...) Sería bueno ese acuerdo, aunque con acuerdo o sin acuerdo se van a seguir negociando los convenios", ha subrayado Sordo en declaraciones a RNE recogidas por Europa Press.
Sordo, que también ha intervenido esta mañana en la cadena SER, cree que "no es de recibo" que a estas alturas del año no se haya podido cerrar un acuerdo de convenios con la patronal.
Este acuerdo, ha señalado, debe servir para recuperar los salarios en España, pues los incrementos medios actuales pactados en convenio (1,27% hasta junio) están muy alejados del crecimiento del PIB (3% con la revisión que hará este lunes el Gobierno).
"Es una forma desigual de repartir la riqueza que se crea y necesitamos impulsar los convenios que quedan pendientes en 2017, que la tasa de cobertura de los convenios se incremente otra vez y que sirva para recuperar el poder de compra de los salarios, que han perdido en la crisis 4 puntos en la distribución de la renta nacional y esto es incubar una crisis futura", ha subrayado.
Sordo ha afirmado además que lograr un pacto salarial para 2017 con la patronal pondría a los sindicatos "en mejor disposición" para trabajar en un acuerdo de negociación colectiva para 2018 en el que abordar asuntos de "más calado", como la recomposición del modelo de relaciones laborales.
NO RENUNCIA A LA MOVILIZACIÓN
Al nuevo líder de CC.OO. no le gusta el actual modelo laboral, "seriamente deteriorado" por las últimas reformas laborales, de las que cree que habría que modificar sus "elementos centrales", entre ellos el que se haya dado más relevancia al convenio de empresa que al sectorial; el poder que se le ha atribuido al empresario para modificar las condiciones laborales pactadas en convenio, y la regulación de la 'ultraactividad'.
Sordo ha advertido además de que si no se resuelven los convenios colectivos, si se enquistan, las posibilidades de ir a un proceso de movilización se incrementan. "El sindicato nunca va a abandonar los escenarios de movilización, no necesariamente una huelga general, aunque nunca se puede descartar. Cuando repunta la economía, si no se da una justa distribución de ese crecimiento y la desigualdad se instala, se generan agravios comparativos y esa es la base para un proceso de movilización", ha indicado.
Sobre la reunión que mantendrá esta mañana con el presidente del Gobierno, Mariano Rajoy, Sordo ha indicado que va a trasladarle dos mensajes importantes: que el aumento del techo de gasto para 2018 es "insuficiente" y se necesitan unos Presupuestos "más expansivos", y que hay que reformular el modelo de relaciones laborales en España porque el actual se basa en la temporalidad y la precariedad del empleo.
Además de con Rajoy, el nuevo secretario general de CC.OO. tiene intención de reunirse a lo largo del mes de julio con partidos políticos, organizaciones empresariales y otras instituciones.
Sordo se ha marcado como objetivo impulsar la organización sindical de los trabajadores en las empresas para defender sus intereses porque, de lo contrario, "lo van a pasar mal". "El mundo económico, el mundo laboral, no es un mundo entre iguales y si la parte débil no se organiza, estará debilitada toda la vida", ha explicado.
Uno de los retos de futuro, ha afirmado, es conseguir que CC.OO. se aproxime a colectivos que no tienen relaciones laborales "clásicas", como los 'riders' de Deliveroo --que ayer hicieron huelga por sus condiciones laborales--, con el objetivo de que el sindicato les sea útil y cómodo, pueda organizarles y representarles.
DEFENSA DE FRANCISCO CARBONERO
Por otra parte, el líder de CC.OO. ha defendido al exdirigente de CC.OO.-Andalucía Francisco Carbonero, que formará parte de la nueva Comisión Ejecutiva del sindicato a pesar de estar siendo investigado en el caso de los ERE andaluces.
Sordo ha señalado que cuenta con su "confianza" y que no hay motivos para que deje de estar en la Ejecutiva del sindicato porque no se le acusa de nada.
"Estoy convencido de que su actuación tanto personal como sindical es impecable. Cuando se sustancie la investigación judicial, ya veremos (...) Me parecería un cierto aquelarre sacar de la Ejecutiva a una persona cuyo valor sindical es innegable y sobre el que no pesa ninguna acusación", ha apuntado.