Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Soria aborda con el Gobierno iraní un proyecto de AVE por 1.100 millones en el país asiático

El ministro de Industria, Energía y Turismo, José Manuel Soria, ha abordado en una reunión con el Gobierno iraní durante el Foro Económico Mundial de Davos el desarrollo de un proyecto de alta velocidad en el país asiático por valor de 1.500 millones de dólares (1.100 millones de euros) en el que podrían participar empresas españolas.
"Ayer tuve una reunión con el vicepresidente de Irán, quien se interesó por el sistema del tren de alta velocidad, y hablaron de un proyecto de 1.500 millones de dólares para Irán. Ya lo he puesto en conocimiento de la ministra (Ana) Pastor, porque son esos tipos de proyectos a los que las empresas españolas pueden optar", afirmó Soria desde Davos, en unas declaraciones difundidas por su departamento.
Por otro lado, el ministro indicó que la "posición del Gobierno" ante la situación del Canal de Panamá y Sacyr "es muy clara": "Deseamos que se llegue a una solución. Es uno de los grandes proyectos de empresas españolas fuera de España y eso también contribuye a hacer marca España".
Soria también se pronunció acerca del sistema de fijación del precio de la electricidad. El objetivo de Industria es que "a partir del primer de abril" haya un mecanismo "que dé más estabilidad" al sistema conforme a "un criterio de mercado".
Al ser preguntado acerca de la seguridad jurídica en torno a las renovables y a los litigios internacionales por los recortes a estas tecnologías, recordó que el Tribunal Supremo acaba de "dar la razón a una serie de medidas de 2010" en la que se redujo la retribución a la energía fotovoltaica.
"Hay seguridad jurídica total y absoluta en España", aseveró, antes de asegurar que "el Gobierno tiene que actuar a partir de los informes de la Abogacía del Estado y estar a lo que dice el Tribunal Supremo".
Junto a esto, señaló que el análisis de la situación del almacenamiento subterráneo de gas de Castor se contrastará "también con informes de expertos internacionales", y que la decisión de cerrar o no Garoña corresponde a las empresas.