Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Soria expresa su preferencia por la entrada de inversores españoles en Endesa

El ministro constata interés de "operadores españoles" por la eléctrica controlada por Enel y dice que la reforma mejora su atractivo
El ministro de Industria, Energía y Turismo, José Manuel Soria, reconoce que el regreso de inversores nacionales al capital de Endesa es su opción preferida ante una eventual decisión de Enel de abrir el capital y dice tener "la impresión" de que hay "interés" por parte de socios nacionales por una operación de este tipo.
"Yo tengo la impresión de que sí va haber interés por parte de operadores españoles, pero en todo caso, teniendo en cuenta cuál es el 'performance' y la entidad de Endesa como 'utility', siempre va a haber interés por ella", afirmó el ministro en declaraciones a Europa Press.
El pasado jueves Enel anunció una reorganización de su negocio, que incluye tanto la segregación de los activos latinoamericanos de Endesa como la posibilidad de vender una participación minoritaria de la compañía presidida por Borja Prado.
El "enorme interés" que Endesa suscitó hace años y que atrajo a Enel, argumentó Soria, "hoy no ha disminuido, sino todo lo contrario, entre otras cosas porque, después de la reforma que se ha hecho en España, la estabilidad y la seguridad regulatoria es muy superior a la que había con anterioridad".
El ministro no ocultó su preferencia por un inversor institucional español para entrar en el capital de Endesa en el marco de una eventual OPV. "Si una empresa que hoy no es española vende sus activos a otra empresa extranjera, estaríamos en la misma situación y nada cambiaría. Pero si los vendiera a una empresa que fuera española y si me dan a elegir, yo preferiría que fuera una empresa española. En todo caso, lo importante es que el conjunto de la actividad siga siendo española", señaló.
Soria se expresó de manera parecida al ser preguntado por E.ON y el proceso de venta de sus activos en España. "Lo importante es que las empresas españolas sigan funcionando como españolas, y el negocio que tiene aquí E.ON funciona como una empresa española a todos los efectos, pero evidentemente no es una empresa cuya matriz sea española (...). Si me preguntan, si me dan a elegir, prefiero que sea una empresa española" la compradora.
Para el ministro, la venta de E.ON también "pone de manifiesto que el sector eléctrico en España es atractivo como foco de inversión y es un sector que tiene fortaleza, seguridad regulatoria y estabilidad". La operación es por ello "una muy buena noticia para el sector eléctrico, para el energético globalmente considerado y, en tercer lugar, para la economía española", señaló.
LA CAÍDA DE INVERSIÓN NO ES POR LA REFORMA.
En otro momento del encuentro con Europa Press, el ministro también calificó de "rigurosamente falso" que el descenso en las inversiones de las eléctricas en España y su concentración de esfuerzos en el extranjero responda a los efectos de la reforma energética.
"Es normal que hoy no estén invirtiendo en nueva generación de España", señaló, después de recordar que las eléctricas ya empezaron a invertir en el extranjero en 2009 y de señalar que "hoy hay un exceso de capacidad de generación y no es tan interesante invertir en España como en otros sitios".
"Si hoy, en 2014, no hubiese nuevas inversiones en generación en los próximos ocho años, teniendo en cuenta cuál va a ser el previsible incremento de la demanda con la recuperación económica, habría capacidad de generación suficiente. ¿A qué conclusión llegamos? A que no hay ninguna empresa interesada hoy en España en invertir en nueva generación, y eso es entendible", dijo.
"SIN AGRAVIOS" EN RENOVABLES.
En cuanto a los recortes retributivos a los productores de renovables, el ministro expresó su "convencimiento de que se ha actuado conforme a la doctrina del Tribunal Supremo y de que "no ha habido ningún agravio en el tratamiento que se ha dado a los nacionales y a los extranjeros". "Ha sido absolutamente igual para todos".
Las tecnologías 'verdes' tienen ahora un "negocio estable, seguro y con una rentabilidad razonable del 7,5%, por encima de lo que cualquier negocio puede dar". "Desde 2007 ha habido muchos pequeños y medianos empresarios que han tenido que cerrar, que no lo han podido contar, (...) y ahora hay algunos que pretendían tener de por vida una rentabilidad fuera como fuera la economía", dijo.
GOWEX, "CASO AISLADO".
Dentro del ámbito de las corporaciones nacionales, Soria consideró que "Gowex es un caso aislado" y "no es ejemplo ni paradigma de las empresas en general en España ni de las empresas que están cotizando en el MAB, que sigue siendo un instrumento muy eficaz para las empresas que deseen encontrar financiación".
El ministro también se mostró "seguro" de que con los cambios en la ley financiera y de auditoría se pueda evitar que en el futuro se produzcan este tipo de conductas "tan rechazables como falsificar las cuentas de la empresa".
UNA ESPAÑOLA ENTRE LAS GRANDES TELECOS DE LA UE.
En el ámbito de las telecomunicaciones, consideró que los movimientos de fusiones y compras como la adquisición de Ono por Vodafone en España hay que verlos "a un nivel de escala más europea que nacional", y se mostró convencido de que una de las grandes empresas que resulten de la consolidación a nivel comunitario será española.
"Tengo la certeza de que en este proceso de consolidación uno de los grandes jugadores va a ser español", afirmó. La consolidación europea puede ayudar a resolver el "serio problema" en Europa con las telecomunicaciones, derivado de la ausencia de grandes operadores, como sí ocurre en Estados Unidos, China o Japón. "Tenemos casi cien operadores" y "hay que ir a una consolidación del sector", afirmó.