Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

La suiza Stadler prevé fabricar nuevos trenes y ampliará sus mercados desde su fábrica de Valencia

La firma se ha hecho con la planta de locomotoras que la alemana Vossloh tenía en Albuixech por 172 millones
La empresa suiza Stadler prevé fabricar "nuevos segmentos de trenes" y acceder a nuevos mercados desde la planta de locomotoras, boogies y trenes ligeros de Albuixech (Valencia) que ha comprado a la firma alemana Vossloh.
La fábrica valenciana mantendrá su actividad actual como centro de producción de locomotoras y tranvías, pero también "cubrirá nuevos segmentos de trenes", según avanzó el presidente de Stadler, Peter Spuhler, en una visita a la instalación.
La planta supone la apertura de la división española de la firma suiza y, según su presidente, jugará "un papel muy importante" para abrir mercados en los que aún no está presente, como son los de África, Latinoamérica y Centroamérica.
El presidente de Stadler garantizó que se mantendrá "al completo" la plantilla de 850 trabajadores con que cuenta la fábrica valenciana, en la que apuntó la posibilidad de realizar inversiones en un futuro próximo.
En este sentido, Spuhler indicó que Stadler cuenta con una "limitada" capacidad para producir rodaduras de trenes y tienen que adquirir parte de ellas a proveedores externos, compras que podrían evitar gracias a la producción de la planta española.
El también máximo accionista de Stadler ha conocido la fábrica y saludar a sus trabajadores después de mantener una reunión con el presidente de la Generalitat Valenciana, Ximo Puig.
La compañía helvética se hizo con la fábrica de trenes de Albuixech el pasado mes de noviembre por 172 millones de euros, de los cuales 48 millones corresponden a un pago en efectivo y los 124 millones restantes a la asunción de la deuda de la planta por parte de Stadler. La planta valenciana está especializada en el diseño y fabricación de locomotoras, tanto de tracción diesel como eléctricas, y trenes para metros y tranvías.
Durante su comparecencia ante la prensa, Spuhler ha señalado que la fábrica de Valencia servirá para "fortalecer" la posición de Stadler "en el mercado global".
Asimismo, también atisban "potencial de crecimiento" en los mercados de Francia o España y mantiene "interés" en Estados Unidos, donde ya tienen cinco pedidos, y en Australia, donde aspiran a ganar un concurso de 2.000 millones de euros.
FABRICAR LOS MEJORES VEHÍCULOS.
De esta forma, Stadler augura un aumento de la facturación de la planta, si bien aseguró que "la motivación no es facturar por facturar sino construir los mejores vehículos de Europa". "Lo demás viene por sí solo", añadió.
La planta de Valencia cuenta actualmente con una cartera de pedidos que equivalen a "aproximadamente dos años" de trabajo, y una previsión de facturación de 200 millones de euros en el ejercicio 2016.
El presidente de la nueva compañía propietaria ha defendido que la fábrica se ha convertido "directamente en división" del grupo suizo, por lo que "no es una planta secundaria".
Stadler contará con los proveedores locales siempre que se pueda "y sea competitivo" para la planta española, si bien apuntó que "hay productos que sólo pueden suministrarlos proveedores internacionales".
DE 10 A 7.000 EMPLEADOS
Spuhler ha explicado que su compañía, que controla al 85% y no cotiza en bolsa, se constituyó a finales de los años ochenta con diez empleados y ahora cuenta con 7.000, además de que cuenta con una facturación por encima de los 2.000 millones de francos suizos.
En cuanto a la situación de las cuentas de Stadler en los últimos ejercicios, el presidente ha explicado que en 2012 y 2013 sufrieron "un revés" debido a la situación del franco suizo respecto al euro. En 2014 sus cifras de pedidos superaron sus previsiones, mientras que en 2015 éstas son inferiores.
Además, ha comentado que recientemente han ganado el concurso para llevar a cabo el tren de cercanías de Berlín por un valor de 1.000 millones y han vendido sus distintos tipos de trenes en países como Suiza, Alemania, Austria, Luxemburgo, Rusia, Argelia, Estados Unidos, España o Rusia.