Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Standard Chartered sufre sus primeras pérdidas anuales en 26 años

El banco británico Standard Chartered, cuyo negocio se concentra principalmente en Asia, ha cerrado el ejercicio 2015 con pérdidas de 2.360 millones de dólares (2.145 millones de euros), frente al beneficio neto de 2.512 millones de dólares (2.283 millones de euros) del año anterior, lo que supone los primeros números rojos anuales de la entidad desde 1989.
Las acciones de Standard Chartered recibieron los resultados de la entidad con fuertes caídas en la Bolsa de Londres, llegando a perder hasta un 12% de su valor, aunque progresivamente recuperaron parte del terreno perdido y cotizaban a media sesión con descensos en torno al 5,7%.
El resultado negativo antes de impuestos de Standard Chartered alcanzó en el último ejercicio los 1.523 millones de dólares (1.384 millones de euros), frente a las ganancias brutas de 4.235 millones de dólares (3.850 millones de euros) del ejercicio precedente.
La entidad, que el pasado mes de noviembre anunció el recorte de 15.000 empleos y una ampliación de capital de 5.100 millones de dólares (4.636 millones de euros), asumió un impacto de 4.008 millones de dólares (3.644 millones de euros) por riesgo de crédito, un 87% más que un año antes.
Los ingresos operativos de Standard Chartered en el conjunto del ejercicio 2015 alcanzaron un total de 15.439 millones de dólares (14.035 millones de euros), un 15,3% por debajo de la cifra del año anterior.
"Dadas las actuales condiciones del mercado y la incipiente implementación de nuestra estrategia, esperamos que el comportamiento financiero del grupo siga siendo débil durante 2016", indicó el consejero delegado del banco, Bill Winters.
En este sentido, el máximo ejecutivo de Standard Chartered aseguró que la entidad continuará adoptando las medidas necesarias "y a veces dolorosas" para restaurar un crecimiento disciplinado.