Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Standard Life votará en contra de la compra de BG ante la caída del petróleo

La aseguradora escocesa Standard Life, uno de los principales accionistas de la petrolera anglo holandesa Royal Dutch Shell, ha anunciado que votará en contra de la adquisición de la gasista británica BG Group ante la caída del precio del petróleo.
El responsable de valores de Standard Life, David Cumming, ha calificado de "destructiva" la posible compra de BG por 36.000 millones de libras (48.000 millones de euros) en un comunicado recogido por el diario británico 'Financial Times'.
Cumming ha explicado que la aseguradora ha adoptado esta decisión como consecuencia de los riesgos de la caída del precio de petróleo de Shell además de los "riesgos de impuestos y operacionales" que rodean la base de activos brasileña.
Standard Life, uno de los 20 principales inversores tanto en Shell como en BG, ya advirtió a mediados de diciembre de que esta adquisición no tendría "sentido financiero" con unos precios del petróleo en mínimos.
"A 40 dólares el barril es muy difícil hacer que este acuerdo funcione. Necesitas entre 60-70 dólares por barril", afirmó Cumming en una entrevista a BBC. Sin embargo, el precio del crudo ha continuado en descenso y esta semana el barril Brent, de referencia en Europa, ha estado situado en torno a los 33 dólares por barril.
ISS RECOMIENDA VOTAR A FAVOR.
Ante la "comprensible" preocupación de los inversores, la firma de asesoramiento ISS (Institutional Shareholder Services) ha publicado un comunicado este viernes en el que recomienda votar a favor de esta adquisición pese a la caída del crudo y la inestabilidad de los mercados.
ISS ha asegurado que la adquisición de BG responde a una "estrategia racional y convincente" y ha instado a no analizar el precio actual del petróleo ya que "podría tener muy poco valor para analizar la oportunidad estratégica de una transacción cuyos beneficios perdurarán durante décadas".
La votación sobre esta adquisición tendrá lugar a finales de este mes y será necesaria una mayoría de inversores de Shell y un 75% de BG a favor de esta transacción para que pueda ser aprobado de forma definitivo. Cuando la oferta se hizo pública, el precio del petróleo estaba situado en 56 dólares por barril.