Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Steinberg: "El supervisor único europeo no será creíble si no aflora pufos bancarios en Italia y Francia"

Alerta de que la recuperación tiene riesgos como una "deflación a corto plazo" o que España "no pueda pagar su deuda pública"
El investigador principal del Real Instituto ElCano, Federico Steinberg, ha asegurado este miércoles en Santander que "el Supervisor Único Europeo, papel que ejercerá el Banco Central Europeo, no será creíble si no salen pufos bancarios en Italia y Francia" porque considera que estos dos países "no han limpiado" sus entidades financieras y, por lo tanto, "tiene que haber agujeros".
Así, Steinberg ha afirmado que de descubrirse estos "agujeros" en las entidades financieras de ambos países, "habrá que poner dinero" entre todos los Estados europeos, lo que podría ocasionar "tensiones en el mercado".
A este respecto, ha advertido de que la acumulación de fondos por parte de las entidades privadas "no sería suficiente" para afrontar grandes pagos en la actualidad.
De este modo, ha concretado que este fondo podrá alcanzar los 55.000 millones de euros en el año 2026 "para salvar a los bancos europeos" en el futuro. Así lo ha señalado durante su intervención en el encuentro 'Quo Vadis Europa? II', que se celebra esta semana en la Universidad Internacional Menéndez Pelayo (UIMP).
En esta ponencia, Steinberg también ha valorado como "interesante" que cuando un banco quiebre, en primer lugar tendrán que responder los acreedores y "sólo después" se inyectaría dinero público y del Mecanismo Europeo de Estabilidad (MEDE), el "fondo de rescate" europeo "que debería haberse creado desde el principio".
Igualmente, ha recordado que la Unión Europea (UE) está viviendo un proceso de creación de los mecanismos políticos, fiscales y bancarios que no ha tenido hasta ahora, como el "pacto fiscal" o la unión bancaria, porque "hay que arreglar el edificio arquitectónico" europeo. Pero a pesar de los avances, considera que "la situación sigue estando incompleta" porque "no sabemos qué va a pasar si un país grande se pasa de déficit como se pasaron Francia y Alemania en 2003".
A este respecto, también ha manifestado que "no se sabe el nivel de politización que tendrá el Mecanismo Único de Supervisión" del BCE o "si es posible llevar adelante el desendeudamiento y desapalancamiento de los Estados europeos más endeudados". Pero lo que sí tiene claro es que "el futuro de Europa pasa por el eje París-Berlín".
"Alemania está lista, pero Francia no da señales de estarlo y los demás estamos esperando", ha apuntado, al tiempo que ha incidido en los problemas políticos que está viviendo Francia como consecuencia de la dimisión este lunes del primer ministro galo, Manuel Valls.
VISIONES DISPARES SOBRE LA SALIDA DE LA CRISIS
Asimismo, ha presentado dos visiones distintas sobre si la UE ha superado la crisis, diferenciando los datos económicos positivos de los negativos. En cuanto a los primeros, ha destacado que las primas de riesgo han caído en dos años "desde posiciones estratosféricas" a partir de las declaraciones del presidente del BCE, Mario Draghi, que afirmó que esta entidad haría "todo lo que haga falta para preservar el euro".
De hecho, Steinberg ha proclamado que "si medimos la crisis por la tensión de los mercados financieros, la crisis ha salido", porque, según ha recordado, los países que salieron de estos mercados porque no podían financiarse y que fueron rescatados, en referencia a Portugal, Grecia e Irlanda, "han vuelto".
Igualmente, ha defendido esta primera tesis asegurando que el capital de los países emergentes está llegando a los países del Sur de Europa "porque se fían de las deudas de España --"que tiene un problema serio de enquistamiento del déficit público por falta de ingresos", ha precisado-- y Portugal". Todo esto, ha añadido, se ve acompañado de un "crecimiento espectacular de las Bolsas" europeas.
A todo esto se suma una opinión pública que en los países europeos, de media, está a favor de que se mantenga la UE y el euro como moneda única, en unos casos "por miedo", en referencia a países como Grecia --"los griegos creen que sus gobiernos lo han hecho peor que la troika y esto es terrible se mire por donde se mire", ha valorado--, y en otros casos, como el de Alemania, porque el euro "les ha valido para tener una posición de poder en Europa".
Esto está en relación, tal y como ha explicado, con la doble visión de la crisis en Europa, la del Norte y la del Sur, según la cual los países nórdicos ven el Sur "como poco competitivo, poco ahorrador y endeudado", y los del Sur critican "una falta de gobernanza del euro" y la "imposición de políticas" por parte de Alemania.
Sin embargo, también ha explicado una visión negativa, atendiendo al "enorme coste socioeconómico de la austeridad" y porque "se ha roto el pacto social" por el "aumento del desempleo, las grandes pérdidas de ingresos, la creciente pobreza y la desigualdad", lo que ha motivado una "sensación de la pérdida del Estado del bienestar en el que todos ganábamos con la integración, pero no es así porque hay perdedores concretos".
RIESGOS PARA LA RECUPERACIÓN Y SALIDA DE LA CRISIS
Finalmente, Steinberg ha advertido de que Europa tiene una serie de riesgos que pueden poner en peligro la salida de la crisis, como que se produzca una "deflación a corto plazo". En este sentido, ha precisado que Europa tiene una inflación actual de un 0,4%, con cuatro países en situación de deflación. "Hay que subir la inflación para llegar al 2%, pero Alemania no está a favor", ha añadido.
En segundo término, le "preocupa muchísimo" que España "no pueda pagar su deuda pública". "Para pagarla, o se crece o se hace un 'default', está todo inventado", ha avisado, al tiempo que ha advertido de que la UE "se encamina hacia la Europa del 1%: 1% de inflación, 1% de crecimiento y 1% de la población más rica acumulando más dinero". Y en tercer lugar, ha comentado que puede existir una "complacencia" por pensar que "la crisis ya ha pasado".