Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Suecia baja los tipos a cero ante el riesgo de deflación

El consejo ejecutivo del Riksbank, el banco central de Suecia, ha decidido rebajar en 25 puntos básicos el tipo de interés de la corona sueca, que se sitúa así en el 0%, como consecuencia de las menores perspectivas de inflación, que incluso este año se espera que entre en terreno negativo.
"La economía sueca es relativamente fuerte y la actividad económica continúa mejorando, pero la inflación es demasiado baja, por lo que el Riksbank ha decidido que la política monetaria necesita ser aún más expansiva para elevar la inflación hacia el objetivo del 2%", informó la institución en un comunicado.
La intervención del Riksbank, que ha superado las expectativas del mercado, que preveía una rebaja de tipos hasta el 0,10%, va incluso más allá al asegurar que la institución no se plantea subir los tipos de interés la menos hasta mediados de 2016.
"La tasa necesita mantenerse en este nivel hasta que la inflación repunte claramente, por lo que la valoración sugiere que sería apropiado empezar a subir los tipos lentamente a mediados de 2016", explicó la institución.
La decisión de la entidad, que entrará en vigor desde mañana, conlleva también una rebaja en el tipo aplicado a los depósitos de la banca en el Riksbank, que pasará a ser del -0,75%, frente al -0,50% aplicado hasta ahora, mientras la tasa de la facilidad de préstamo se reducirá en 25 puntos básicos, hasta el 0,75%.
El banco central sueco introdujo una tasa negativa para su facilidad de depósito, la cuenta en la que los bancos suecos pueden depositar su excedente de liquidez, con el fin de estimular el crédito en un movimiento que replica el adoptado por el Banco Central Europeo (BCE).
REVISA PREVISIONES.
El banco central sueco ha revisado sus expectativas de crecimiento e inflación para Suecia en los próximos años. Así, la entidad ahora espera que los precios bajen un 0,2% este año, cuando en septiembre esperaba que se mantuvieran estables, mientras que en 2015 prevé un alza del 0,4%, frente al 1,3% anterior, y para 2016 una subida del 2,1%, frente al 2,9% esperado antes.
En cuanto al PIB, el Riksbank espera que aumentará un 1,9% este año y un 2,7% el siguiente, cuando sus anteriores previsiones eran del 1,7% y el 3%, respectivamente, mientras que en 2016 espera un crecimiento del 3,3%, dos décimas más que en septiembre.
No obstante, el banco central sueco se muestra algo menos optimista respecto a la evolución del desempleo, que en 2014 cerrará en el 7,9%,igual que esperaba en septiembre, mientras que en 2015 prevé que se situará en el 7,4%, una décima más de lo previsto anteriormente, y en el 6,9% en 2016, cuando anteriormente preveía un 6,7%.