Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Suecia dice que la solución es que los países endeudados tomen más medidas

El primer ministro sueco, Fredrik Reinfeldt, ha rechazado este domingo la reforma del Tratado y la creación de eurobonos y ha defendido que la solución a la crisis de deuda es que los países endeudados tomen más medidas para reducir su déficit y hacer que sus economías sean más competitivas.
"Hay que hacer más en los países que están muy endeudados. Hemos visto que Irlanda ha empezado a hacerlo y los mercados están reaccionando positivamente. Esto podría hacerse también en otros países, esta es la respuesta", ha dicho Reinfeldt a la entrada de la reunión del Consejo Europeo.
"No estoy de acuerdo con los eurobonos, no creo que sea la solución", ha sostenido el primer ministro sueco. "Enviaría una señal errónea a los ciudadanos de los países bien gobernados de Europa. La solución debe lograrse en los países más endeudados, que tienen problemas estructurales desde hace mucho", ha insistido, aunque ha eludido concretar qué medidas debe adoptar Italia al ser preguntado por ello.
"La reforma del Tratado lleva mucho tiempo, no tengo claro qué ganaríamos con eso y nos enfrentamos al riesgo de problemas políticos en muchos países. Yo intentaría explorar cualquier otra alternativa antes de eso", ha insistido.
El primer ministro sueco también ha rechazado cualquier posición que suponga crear un núcleo central con los países de la eurozona que deje fuera a los Estados que no han adoptado la moneda única. "Interferiría en los ideales y las estructuras de la UE a 27, como el mercado interior", ha alegado.
Reinfeldt ha asegurado que los planes de la UE para recapitalizar su sistema bancario van "en la buena dirección" pero ha reclamado que se adopten medidas para que las pérdidas no las asuman los contribuyentes sino los propietarios y para reforzar el control sobre los gestores.