Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

El banco central de Suiza mantiene tipos en el -0,75% y empeora sus previsiones de PIB e inflación

El Banco Nacional de Suiza (SNB) ha decidido mantener en el -0,75% el tipo aplicado a los depósitos a la vista, nivel en el que la referencia permanece desde enero del año pasado, mientras ha empeorado sus previsiones de crecimiento e inflación y ha advertido de que el franco suizo continúa "significativamente sobrevalorado".
El banco central suizo mantiene así su política expansiva intacta a pesar de las recientes medidas anunciadas por el Banco Central Europeo (BCE) el pasado 10 de marzo, aunque subrayó su disposición para intervenir en el mercado de divisas con el objetivo de "influir en el tipo de cambio" cuando lo considere oportuno.
El SNB ha defendido que su política monetaria de tipos de interés negativos, así como su explícita voluntad de intervenir en los mercados de divisas sirven para aliviar la presión sobre la moneda suiza y contribuyen a estabilizar los precios y apuntalar la actividad económica.
"El franco suizo continúa significativamente sobrevalorado", apuntó la entidad, a pesar de que "los intereses negativos hacen menos atractivas las inversiones en francos suizos".
En cuanto a las perspectivas económicas, el banco central suizo advierte de que "se han deteriorado ligeramente en los últimos meses y la situación en los mercados financieros internacionales sigue siendo volátil".
"En contra de las expectativas, los bajos precios de la energía han tenido sólo un limitado efecto de estímulo sobre el gasto de los consumidores, mientras que tuvieron un impacto negativo en las perspectivas de crecimiento de los países productores, incluido EEUU", explica la entidad.
En este sentido, el banco helvético espera que la recuperación de las economías avanzadas continúe de manera "moderada", mientras en China probablemente se desacelerará de forma adicional. "Los riesgos prevalentes aún son considerables", señala.
En cuanto a la evolución de los precios, el SNB se ha mostrado más pesimista que en diciembre y ahora prevé que la inflación de Suiza caiga en 2016 al -0,8%, cuando anteriormente esperaba una bajada de precios de medio punto porcentual.
Asimismo, para 2017 la entidad prevé que la inflación vuelva a terreno positivo, aunque estima que será del 0,1%, frente al 0,3% previsto en diciembre, mientras que para 2018 confía en un alza del 0,9%.
Por otra parte, el banco central espera que el PIB de Suiza crecerá este año entre el 1% y el 1,5%, en vez de en torno al 1,5% como esperaba anteriormente. En 2015, la economía suiza creció a un ritmo ligeramente inferior al 1%.