Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

El TUE niega a Bimbo el registro como comunitaria de una de sus marcas

El Tribunal de Justicia de la Unión Europea (TUE) ha confirmado este jueves la negativa de la Oficina de la Propiedad Intelectual de la UE (EUIPO) a registrar como comunitaria la marca figurativa de Bimbo 'The Snack Company', al considerar que tiene "carácter descriptivo" de ciertos productos y no es "distintivo".
El caso se remonta a septiembre de 2013, cuando la sociedad española solicitó el registro como marca comunitaria del logo 'The Snack Company', pero tal registro fue rechazado por la oficina europea suspendió la tramitación meses después y confirmó la decisión de no considerarlo marca distintiva en febrero de 2014.
Bimbo presentó un recurso que fue desestimado por la agencia europea de propiedad intelectual (entonces OAMI) y decidió posteriormente recurrir al Tribunal de Justicia de la UE.
En su sentencia de este jueves, el Tribunal General confirma la apreciación de que la marca que quiere registrar Bimbo para productos alimentarios tiene "carácter descriptivo, por lo que debe denegarse su registro".
"Una marca denominativa que es descriptiva de las características de ciertos productos o servicios carece necesariamente, como consecuencia de ello, de carácter distintivo con respecto a dichos productos o servicios", ha explicado el tribunal.
La sentencia añade que, en este caso, los elementos figurativos de la marca de Bimbo "no desvirtúan el carácter descriptivo que le confiere su elemento denominativo".
El TUE también rechaza en su fallo el argumento de la empresa española de que la oficina europea no tuvo en cuenta la práctica registral en materia de solicitudes de marcas de idénticas características, ni la propia ni la de las oficinas nacionales de los Estados miembros.
A este respecto, el tribunal ha subrayado que el régimen de la marca de la UE es un sistema jurídico "autónomo", con objetivos específicos y cuya aplicación es "independiente" de cualquier sistema nacional.