Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

El TUE avala la tala de olivos sanos y otras plantas vecinas a los árboles infectados por 'xylella fastidiosa'

El Tribunal de Justicia de la Unión Europea ha avalado este miércoles la imposición de la Comisión Europea a Italia de arrancar todas las plantas, incluidos olivos sanos, en un radio de 100 metros de los vegetales infectados por la bacteria 'xylella fastidiosa', al considerar que se trató de una medida "proporcionada" y "justificada" para evitar que se propagar la plaga.
Bruselas exigió en 2015 a los Estados miembros eliminar de inmediato las plantas hospedadoras de la bacteria, que causa la muerte por desecamiento de los vegetales, si estaban cerca de un brote, al margen de que hubiesen sido contagiadas o no.
La plaga afectó con virulencia a la región italiana de Apulia en 2013 y, tras la decisión del Ejecutivo comunitario, tuvo que ordenar la tala de cientos de ejemplares en la provincia de Bríndisi.
Sin embargo, un tribunal de Lacio paralizó la operación y preguntó al Tribunal de Justicia Europeo si la orden comunitaria, que no contempla ningún régimen de indemnizaciones, era compatible con la normativa comunitaria.
En su sentencia, la sala europea confirma la validez de la decisión de la Comisión y la enmarca en los principios de "cautela" y "proporcionalidad", al tiempo que considera que "no entra en contradicción" con la obligación de aplicar un tratamiento fitosanitario que pueda incluir, "si procede", la eliminación de las plantas del entorno.
Aunque los estudios científicos no hayan demostrado con certeza un nexo causal entre la 'xylella fastidiosa' y el desecamiento rápido de los olivos, sí han establecido una "significativa correlación" entre la bacteria y la patología que sufren los olivos.
Por ello, el tribunal europeo concluye que el principio de cautela puede justificar la adopción de medidas de protección, como es la eliminación de vegetales, aunque siga habiendo dudas científicas. Aunque abre la puerta a que Bruselas reconsidere su posición si hay nuevos datos científicos en el futuro que así lo permitan.
También concluye que la tala es una respuesta proporcionada, si se tiene en cuenta que en 2014 se intentaron otras medidas fitosanitarias "menos severas", pero sin éxito.