Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

El TUE ve legal las sanciones impuestas por los Gobiernos europeos a la petrolera rusa Rosneft

El abogado general del Tribunal de Justicia de la Unión Europea, Melchior Wathelet, ha avalado este martes la legalidad de las sanciones impuestas por los Gobiernos europeos contra la empresa petrolera rusa Rosneft en respuesta a la intervención rusa en Ucrania.
Rosneft recurrió las sanciones europeas y su aplicación por parte de Reino Unido ante la justicia británica, que ha remitido una pregunta prejudicial al Tribunal de Justicia europeo con sede en Luxemburgo para que se pronuncie sobre la validez de las mismas, si Reino Unido puede imponer sanciones penales en caso de violación de las sanciones y si las sanciones incluyen la prohibición de las transacciones bancarias y de dar certificados interancionales de bonos emitidos antes de la adopción de las sanciones.
El abogado general, cuyo dictamen no vincula al Tribunal de Justicia de la UE pero éste suele respaldar sus conclusiones en la mayoría de los casos, ha avalado la validez en términos generales de las sanciones contra Rosneft.
Además, precisa que las sanciones sí incluyen las transacciones bancarias y las prohibiciones de dar certificados internacionales de bonos emitidos antes de su adopción y que Reino Unido puede imponer sanciones penales en respuesta a violaciones de las sanciones.
Aunque tanto el reglamento como la decisión de los Gobiernos europeos sobre las sanciones son válidas en términos generales, el abogado general ha determinado la invalidez de una disposición del reglamento que contradice otra de la decisión.
Así, ha puntualizado que el reglamento permite a los Estados miembro autorizar o no la venta, compra o transferencia de obligaciones en base a contratos concluidos antes del 1 de agosto, mientras que la decisión deja sin efecto los contratos concluidos antes de esa fecha, por lo que el abogado general cree que esta contradicción invalida la disposición del reglamento.
LAS SANCIONES
Los Veintiocho acordaron en enero extender, seis meses más, hasta el 31 de julio las sanciones económicas a Rusia a la luz de que los acuerdos de Minsk para tratar de poner fin al conflicto en Ucrania de forma pacífica no se han aplicado en su totalidad.
La UE ha aprobado dos rondas de sanciones económicas contra Rusia en julio y septiembre de 2014, que se han venido extendiendo desde entonces, la última vez el pasado mes de junio.
Las sanciones europeas restringen el acceso al mercado de capitales de cinco bancos propiedad del Estado ruso --el Sberbank, el VTB Bank, el Gazprombank, el Vnesheconombank (VEB) y el Rosselkhozbank--, así como a sus filiales fuera de la UE y a aquellas que actúan en su nombre o bajo su control.
También se restringió la financiación a tres compañías petroleras --Rosneft, Transneft y Gazprom Neft, filial petrolera del gigante de gas ruso-- y a otras tres compañías de defensa rusas: las empresas de helicópteros y aviones de combate OPK y United Aicraft Corporation, y al fabricante de tanques Uralvagonzavod
En virtud de las sanciones, ni las empresas europeas ni los ciudadanos europeos pueden comprar o vender nuevos bonos, capital de riesgo o instrumentos financieros similares con una madurez superior a los 30 días emitidos por estas empresas y también se prohíbe prestarles servicios financieros como el brokering. Tampoco se pueden dar préstamos a las cinco entidades financieras rusas.
Las sanciones prorrogadas también incluyen un embargo a la importación y exportación de armas y material relacionado para Rusia -nuevos contratos-- y la prohibición de exportar bienes y tecnologías de uso dual, civil y militar, para uso militar en Rusia, a militares rusos y a nueve compañías de defensa mixtas.
Los Veintiocho también endurecieron la exportación de determinados equipos y tecnologías clave para el sector energético ruso, sometiéndolas a un régimen de autorización previo por los Estados miembros y acordaron denegar las licencias de exportación para equipos destinados a la exploración y producción de petróleo en aguas profundas, petróleo de esquisto y exploración de petróleo en el Ártico. También prohibieron los servicios asociados como los servicios de perforación o pruebas en pozos, cortes y servicios de acabado y el suministro de buques flotantes especializados.