Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Telefónica afirma que un veto de Bruselas a la venta de O2 no sería "buena noticia" para el sector

El presidente ejecutivo de Telefónica, José María Álvarez-Pallete, ha afirmado que si Bruselas decide bloquear la compra de O2 por parte de Hutchison Whampoa, "no sería una buena noticia para el sector", pero ha asegurado que la operadora está "preparada" para cualquier eventualidad, por lo que espera "con tranquilidad" cualquier decisión.
En declaraciones a los medios en el marco de las jornadas 'El papel de los operadores de telecomunicaciones en la era digital' organizada por UGT, Álvarez-Pallete ha señalado que esperan que la decisión de Bruselas sea "inminente" y ha reconocido que no descartan que la operación sea bloqueada.
El presidente ejecutivo de Telefónica ha defendido que la propuesta realizada por Hutchison Whampoa contempla "suficientes" remedios, que además "van más allá" de los que Telefónica presentó en Alemania con una situación bastante parecida.
Asimismo, ha remarcado que la fusión de O2 y Three lanza el mensaje de que el sector de las telecomunicaciones necesita "un mayor tamaño" para pueda asumir un despliegue de infraestructuras de forma óptima como el que se está haciendo. "Europa tiene que acelerar, porque se estaba quedan atrás en despliegue de infraestructuras", ha añadido.
Por otro lado, ha recordado que la compañía ya ha anunciado alternativas en caso de que se frustre la operación, como la salida a bolsa de Telxius, que será "lo antes posible"; el 'scrip dividend' para la segunda mitad de 2016 y otras medidas de eficiencia internas.
A este respecto, ha subrayado que todas estas medidas hacen que la empresa esté tranquila con la senda de desapalancamiento que seguirá hasta final de año, que tranquilizará tanto a inversores en materia de dividendo como a agencias de rating.