Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Telefónica cierra y desembolsa su primera emisión de deuda perpetua por 1.750 millones de euros

Telefónica ha cerrado y desembolsado sus dos emisiones de títulos de deuda perpetua por un importe total de 1.750 millones de euros, una operación que se enmarca en la estructura de financiación diseñada por la empresa para comprar la operadora alemana E-Plus, informó la compañía a la Comisión Nacional del Mercado de Valores (CNMV).
La colocación, lanzada el pasado 11 de septiembre, se efectuó exclusivamente entre inversores cualificados y se estructuró en dos tramos, uno de 1.125 millones de euros que presenta un tipo de interés del 6,5%, cuyas obligaciones son amortizables a partir del quinto año de la fecha de emisión, y un segundo de 625 millones de euros con una rentabilidad del 7,625%, amortizables a partir del octavo año.
Telefónica enmarca la operación en la estructura de financiación que ha diseñado para abordar la compra de E-Plus a KPN, una transacción estimada en un importe de 4.100 millones de euros de los que 3.700 millones se pagarán en efectivo.
La compañía que preside César Alierta indicó que la emisión está "en consonancia con la prudente política financiera que caracteriza a la operadora que, entre otras cosas, le permitirá mantener unos elevados niveles de liquidez".
SOBREDEMANDA.
Telefónica lanzó la emisión el pasado 11 de septiembre, tras "la buena respuesta" que recibió en el 'roadshow' de dos días que realizó por Londres, París y Frankfurt y en el que participaron "más de 150 inversores".
De hecho, según datos de la operadora, la emisión registró una demanda siete veces superior (de unos 12.000 millones de euros) a la oferta. Más de 500 inversores de unos cuarenta países mostraron su interés por la operación, con lo que los inversiones internacionales coparon el 95% del total. Según la empresa, supuso el mayor interés registrado en una colocación de híbridos en lo que va de año.
Las obligaciones se regirán por el derecho inglés y está prevista su admisión a cotización en la Bolsa de Londres. Las entidades que participaron en la colocación son BBVA, BNP Paribas, Citigroup, HSBC, Morgan Stanley, Société Générale, UBS y Unicredit.