Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Telefónica pone en marcha un laboratorio para probar servicios antes de su lanzamiento al mercado

Telefónica ha puesto en marcha su nuevo Centro de Tecnología e Innovación en Alcobendas (Madrid), un espacio "pionero en el mundo" de 3000 metros cuadrados donde la compañía cuenta con los recursos y los avances necesarios para probar todos los servicios y productos antes de lanzarlos al mercado.
El centro, que antes era una central de tráfico internacional, lleva operativo desde el pasado mes de junio y cuenta con una completa miniaturización de la red, tanto fija como móvil, que funciona de forma totalmente autónoma.
El director de Equipamiento y Servicios de la Red de Telefónica España, Carlos Melendo, aseguró que estas instalaciones "no las tiene la competencia" y son una referencia de la calidad de la compañía. Además, explicó que la empresa ha trasladado allí todos los laboratorios de tecnología e innovación en el marco de su proceso de consolidación de edificios que está permitiendo el avance tecnológico.
Melendo destacó que el centro ha supuesto un importante despliegue logístico y de personal con la instalación de más de 90 kilómetros de cable coaxial, 650 kilómetros de fibra óptica y más de 800 kilómetros de cable de comunicaciones, además de la movilización de más de 400 servidores, 1.000 bastidores y 5.000 máquinas.
En la actualidad unas 60 personas realizan la gestión directa del laboratorio para los departamentos de Seguridad, Tecnología, Servicios y Sistemas, dando servicio a los usuarios habituales del Laboratorio, encargados de realizar las pruebas, que superan los 200.
Entre las instalaciones más significativas del centro destacan la sala de radio para redes 3G y 4G, dos espacios con los CPD (Centro de Procesamiento de Datos), la sala de baterías y la de grupos electrógenos para responder a cualquier contingencia, así como la azotea con los equipos de climatización.
Estos sistemas, como la climatización, son imprescindibles para que se den unas condiciones adecuadas de trabajo, mientras que las baterías permiten suministrar electricidad durante dos horas a las máquinas en caso de que se produzca un corte para evitar así daños importantes en los sistemas y permitir un apagado ordenado.
"Todas y cada una de las dependencias están orientadas a conformar una completa réplica de la red de modo que las instalaciones sirvan a modo de maqueta de preproducción antes del lanzamiento de los productos y servicios", afirma la empresa.
SERVIDOS PROBADOS.
Entre los servicios que se han probado en este centro y ya están disponibles en el mercado se encuentran la propia Movistar+, fruto de la integración de Movistar TV y Canal+; el HGU (Home Gateway Unit) o el equipo integrado de fibra que unifica el router y la ONT.
Asimismo, también se testaron Screen Fusion, el desco integrado con pantalla que Telefónica lanzó en diciembre pasado; Ya Voy, uno de los servicios de personalización de mayor éxito del mercado español; el servicio prepago o los buzones de voz.
En la actualidad el nuevo Laboratorio está comprobando la viabilidad de nuevos servicios como LTE in a box, que se presentó en el Mobile World Congress de 2015; la videoconferencia en la TV, también estrenado como proyecto piloto en el evento de Barcelona del año anterior, o eMBMS, broadcasting de contenidos desde la red móvil LTE.
En el caso de la multivideoconferencia a través de multidispositivo, la compañía lleva más de un año trabajando y ya ha conseguido que hasta cuatro dispositivos se conecten de forma simultánea y mejorar la calidad de la imagen. Sin embargo, siguen trabajando sin fecha límite para alcanzar los niveles de calidad que buscan y lograr su integración con otras tecnologías en el hogar antes de su comercialización.
El tiempo durante el que se llevan a cabo las pruebas varía en función del servicio, ya que las funcionalidades más básicas pueden durar una semana, un router de tres a seis meses y otros proyectos más grandes más de un año.