Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

TeliaSonera gana un 24,7% menos en 2013, hasta los 1.691 millones

El operador de telecomunicaciones escandinavo TeliaSonera, propietario de Yoigo en España, obtuvo unos beneficios atribuibles de 14.970 millones de coronas suecas (1.691 millones de euros) en 2013, lo que supone un descenso del 24,7%, según ha informado este jueves la compañía.
Las ventas de la compañía cayeron un 3% en 2013, hasta los 101.700 millones de coronas suecas (11.484 millones de euros). La firma ha precisado que sin el impacto del tipo de cambio de divisas sus ventas disminuyeron un 0,2%.
La compañía cerró el año con 189 millones de suscriptores, lo que significa una caída de 6 millones de clientes respecto al cierre del ejercicio anterior.
Respecto al cuarto trimestre del año, la compañía disminuyó sus beneficios atribuibles un 68,2%, hasta los 2.190 millones de coronas suecas (247 millones de euros), mientras que sus ventas registraron un descenso del 2,1% (un 0,2% en moneda local), hasta los 26.503 millones de coronas suecas (2.992 millones de euros).
La compañía ha explicado que, si bien su origen está en el mercado nórdico de telecomunicaciones, mantiene fuertes posiciones en los países bálticos, Eurasia y España con Yoigo, que se ha consolidado como la empresa que más ha incrementado sus ventas dentro del grupo.
Así, en lo que se refiere a su filial española, Yoigo, alcanzó unos ingresos de 9.467 millones de coronas suecas (1.071 millones de euros a tipos de cambio actual) en el ejercicio fiscal 2013, lo que supone un crecimiento del 13,6% en moneda local (un 12,9% en términos reportados), y cerró el ejercicio con casi 3,9 millones de clientes.
El consejero delegado de TeliaSonera, Johan Dennelind, ha indicado que 2013 se ha consolidado como un año de "desafíos" tanto para la compañía, como para el sector de telecomunicaciones en su conjunto. El directivo ha explicado que los resultados se vieron impactados por un modesto crecimiento económico, los efectos regulatorios y los cambios en el comportamiento de los clientes.