Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

El Tesoro aprovecha la estabilidad del mercado para lanzar una emisión sindicada de un bono a diez años

El Tesoro Público ha aprovechado la estabilidad de los mercados para lanzar la primera emisión sindicada a 10 años de 2014, con la prima de riesgo por debajo de los 200 puntos y la rentabilidad en el 3,729%.
Fuentes del Departamento que dirige Luis de Guindos han confirmado a Europa Press que el Tesoro ya ha abierto los libros de la emisión, aunque los detalles aún no se conocen.
La emisión está liderada por Citigroup, Barclays, Goldman Sachs, Societe Generale y BBVA, a un tipo mid-swap más 178 puntos básicos, según indican fuentes del mercado.
Una sindicación bancaria es una emisión en la que el Tesoro recurre a sus creadores de mercado de bonos y obligaciones para que coloquen una emisión directamente a los inversores a un precio acordado.
Estas operaciones, normalmente más gravosas para el Tesoro, le dan a cambio la oportunidad de emitir un mayor volumen que en una subasta ordinaria y con una mejor distribución entre los distintos tipos de inversores.
Tradicionalmente, la sindicación bancaria ha sido utilizada para los primeros tramos de la emisión de obligaciones benchmark a 10, 15 y 30 años, para luego subastar los tramos posteriores.
Con esta sindicada, el Tesoro busca apuntalar el éxito obtenido en las primeras subasta del año, en las que ya ha captado más de 11.200 millones ofreciendo a los inversores intereses más bajos que en anteriores ocasiones.
De hecho, ha ofrecido los intereses más bajos de la historia en el caso de los bonos a 3 y 5 años y ha moderado las rentabilidades en el resto de papeles que ha sacado al mercado.
Aún así, el organismo aún tendrá que afrontar una nueva emisión la próxima semana, en la que espera repetir los éxitos de los últimos días con la venta de letras a 3 y 9 meses.
TRES SINDICADAS EL AÑO PASADO
El año pasado, el Tesoro también comenzó con buen pie el mes de enero y aprovechó el mismo 22 para plantear una emisión sindicada de un bono a diez años. Dicha emisión, la primera de ese tipo que se hacía desde febrero de 2012, fue todo un éxito y permitió al organismo captar 7.000 millones de los 22.700 millones que demandaron los inversores.
A lo largo de 2013, el organismo celebró dos sindicadas más, una de un un bono a 15 años en julio en la que captó 3.500 millones, y una de un bono a 30 años en octubre en la que se obtuvieron 4.000 millones de los más de 10.600 solicitados por el mercado.