Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

El Tesoro empezará el año con una subasta de bonos y obligaciones el próximo jueves

El Tesoro Público comenzará el 2014 con una emisión de bonos y obligaciones el jueves 9 de enero, después de haber cerrado el 2013 superando notablemente su objetivo de emisión a medio y largo plazo.
Además lo hará en un buen momento para los mercados en el que el interés del bono español a diez años ha llegado incluso a bajar del 4% en algún momento, mientras que la prima de riesgo se mueve cerca de los 220 puntos básicos.
En concreto, el organismo adscrito al Ministerio de Economía y Competitividad subastará bonos a 5 años con cupón del 2,75% y vencimiento a 30 de abril de 2019 y obligaciones del Estado a 15 con cupón del 5,15% y vida a 31 de octubre de 2028.
A lo largo del año, el Tesoro realizará emisiones brutas por valor de 243.888 millones que servirán, en parte, para afrontar los vencimientos de más de 150.000 millones pendientes para 2014.
De hecho, el Presupuesto del Estado para 20143 contempla la emisión bruta de 243.888 millones, lo que supone un incremento del 17,7% en comparación con la cifra bruta emitida en 2013. Además, el organismo recoge la posibilidad de emitir hasta 7.000 millones en otras deudas y divisas si surgieran posibilidades interesantes.
Una de las posibilidades que baraja es la emisión de bonos ligados a la inflación para atraer a nuevos inversores que de otra forma no comprarían deuda española.
Éste es un tipo de papel que no se ha usado nunca en España a pesar de haberse contemplado en varias ocasiones, pero que cuenta con cierta demanda y que, ahora, no se descarta para el 2014. De hecho, se usa de forma recurrente en países como Italia, Francia o Reino Unido.
Los vencimientos de deuda, por su parte, superarán los 150.000 millones el año que viene, el 15% del PIB, y se concentrarán en cuatro momentos clave a lo largo del año (enero, abril, julio y octubre).
Con estas emisiones y teniendo en cuenta el impacto de otros instrumentos de política económica, la deuda pública escalará al 99,8% del PIB, por encima del billón de euros. Además, la carga financiera aumentará de nuevo, con un pago de intereses de 36.590 millones, el 3,5% del PIB.
Pese a las elevadas cifras, el Tesoro espera que 2014 sea un año en calma, con poca volatilidad en los mercados, ya que el bono a diez años está sufriendo pocas oscilaciones y todos los desequilibrios están en fase de corrección.