Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

El Tesoro volverá a los mercados tras los acuerdos europeos para captar hasta 4.500 millones en bonos

El Tesoro Público se someterá a una nueva prueba en los mercados para captar entre 3.500 y 4.500 millones en la subasta de bonos que celebrará el jueves, la primera tras los acuerdos de la cumbre europea de la semana pasada.
En concreto, el organismo dirigido por Soledad Núñez emitirá bonos a cinco años, con cupón 4,25% y vencimiento a 31 de octubre de 2016. Además, emitirá una referencia adicional con cupón 4,25% y vencimiento a 31 de enero de 2014.
Ésta será la primera vez que el Tesoro acude a los mercados tras la cumbre de la semana pasada, en la que los líderes europeos pactaron con la banca un impago del 50% de la deuda griega y las nuevas exigencias de capital en las que se fundamentará la recapitalización de los sistemas bancarios.
Así, la emisión servirá para medir el impacto de las decisiones acordadas, así como si las nuevas necesidades de capital del sistema financiero español (26.161 millones según la Autoridad Bancaria Europea y 17.000 según el Gobierno) convencen a los inversores.
Las entidades afectadas por este ejercicio son el BBVA, el Santander, CaixaBank, Bankia y el Popular, aunque la Autoridad Bancaria no detalla las cifras entidad por entidad.
De hecho, la falta de concreción en Europa antes de la cumbre pasó factura al Tesoro, que en la última emisión (martes 25 de octubre) se vio obligado a elevar el interés a niveles de 2008 para colocar 3.479,1 millones en letras a 3 y 6 meses.
Sin embargo, las últimas veces que el Tesoro ha acudido a los mercados ha logrado colocar la cantidad prevista y a tipos más bajos a pesar de las rebajas de calificación que ha sufrido España por parte de las tres agencias de calificación crediticia ante la vulnerabilidad del país.
Lo mismo sucedió en la última subasta de bonos a cinco años, en la que el Tesoro se quedó en la parte baja del objetivo al colocar 3.621,22 millones, aunque logró moderar el tipo marginal de este tipo de papel desde el 4,891% al 4,518%.
Dicha subasta, que se celebró el pasado 1 de septiembre, supuso la reapertura de las emisiones a largo plazo tras la crisis vivida a lo largo del mes de agosto en los mercados, que obligó al organismo a no convocar la emisión del 18 de agosto ante la volatilidad de las bolsas y la prima de riesgo, que escaló por encima de los 400 puntos básicos.