Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

El Tesoro coloca 5.000 millones en un bono a 5 años ligado a la inflación europea

El Tesoro Público ha colocado 5.000 millones en un nuevo bono a cinco años ligado a la inflación europea, mediante la técnica de la sindicación bancaria, según ha informado el Ministerio de Economía y Competitividad en una nota de prensa.
La nueva referencia a 5 años tiene vencimiento a 30 de noviembre de 2019 y un cupón del 0,55%. La rentabilidad real de la emisión ha sido del 0,248%, 13,8 puntos básicos inferior a la del bono italiano comparable, y la demanda ha superado los 11.270 millones.
El Tesoro emitió por primera vez un bono ligado a la inflación en mayo de este año, cuando colocó otros 5.000 millones en una obligación 10 años, con vencimiento el 30 de noviembre de 2024. En julio, colocó otros 1.000 millones a diez años.
Los bonos europeos ligados a la inflación se diferencian de los bonos nominales en que su principal evoluciona según el Índice de Precios al Consumo Armonizado (IPCA), excluido el tabaco. A diferencia de un bono nominal, que todos los años paga un cupón fijo, el bono ligado a la inflación va creciendo porque el principal aumenta con la inflación.
Según Economía, con esta nueva emisión de bonos indexados a la inflación el Tesoro se posiciona como un emisor regular de este tipo de activos financieros, lo que le permite diversificar su base inversora y contribuir a la reducción del coste de financiación a medio y largo plazo de la deuda.