Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Toxo y Méndez llevarán la manifestación del 1 de mayo a Bilbao

Los secretarios generales de CC.OO., Ignacio Fernández Toxo, y de UGT, Cándido Méndez, llevarán la principal manifestación del Primero de Mayo de este año hasta las calles de Bilbao, donde se sumarán a sus compañeros en Euskadi.
Ésta es la segunda ocasión en la que ambas centrales optan por "descentralizar" las manifestaciones con motivo del día del trabajador. La primera vez se produjo en Valencia, en 2011 y, tres años más tarde, desarrollarán la convocatoria a la capital vizcaína, a la que se trasladarán las direcciones confederales y los secretarios generales de ambas centrales.
Según ha manifestado a Europa Press el secretario general de CC.OO. Euskadi, Unai Sordo, ésta es "una buena propuesta" que servirá "para dar más realce, no tanto en Euskadi como en el conjunto del Estado" a las reivindicaciones "que venimos haciendo" y que son "absolutamente compatibles con el resto del sindicato".
Se da la circunstancia de que también los sindicatos nacionalistas ELA y LAB han optado por desarrollar sus actos centrales con motivo del Día Internacional del Trabajador en Bilbao. La manifestación de CC.OO. y UGT se iniciará a las once y media de la mañana.
Sordo ha recordado que CC.OO. Euskadi planteará, "como se hace también en el ámbito estatal", la necesidad de recomponer la distribución de renta en el país. "Pensamos que las políticas de devaluación salarial han cubierto de sobra un recorrido que ha traído muchísimos problemas, desestructuración social y paro a la sociedad", ha manifestado.
Por ello, propone "una recomposición de renta y riqueza a través de resolver la negociación colectiva mediante una política salarial razonable que conlleve una recuperación del poder de compra de los trabajadores", lo que influiría en la "activación de la demanda interna".