Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Toxo celebra el preacuerdo laboral en Sniace porque España "necesita mantener su tejido industrial"

El secretario general de CC.OO., Ignacio Fernández Toxo, ha celebrado este miércoles el preacuerdo laboral alcanzado entre la dirección de Sniace y los sindicatos tras un proceso de negociación que ha calificado de "muy duro y difícil".
En declaraciones a los periodistas en unas jornadas organizadas por las federaciones de Industria y Educación del sindicato, Toxo ha expresado su deseo de que este preacuerdo sirva para recuperar la actividad de la fábrica de Torrelavega (Cantabria).
En este punto, el dirigente sindical ha incidido en que España está "muy necesitada de mantener su tejido industrial" y los empleos de calidad que este sector aporta a la economía española.
"Siempre que hay un acuerdo hay que felicitarse y yo felicito a toda la gente que lo ha hecho posible a pesar de todo el sufrimiento que se ha padecido hasta llegar aquí", ha subrayado.
El preacuerdo debe ser presentado ante el Tribunal Supremo antes de que éste falle sobre la legalidad del Expediente de Regulación de Empleo (ERE) de extinción de la plantilla de Sniace, ejecutado en septiembre de 2013.
Según fuentes sindicales consultadas por Europa Press, el preacuerdo contempla subsidios para los trabajadores de Viscocel de 575 euros y Celulosa de 400 euros, así como el pago de la antigüedad mediante una cantidad fija, que será a final de año en 2016 y 2017 y mensual a partir de 2018, entre otras cuestiones.
La dirección de la empresa y los sindicatos pretenden cerrar el texto definitivo hoy mismo para poderlo firmar este jueves en el Organismo de Resolución Extrajudicial de Conflictos Laborales, ORECLA, y remitirlo al Tribunal Supremo de cara a la reversión del ERE y el reinicio de la actividad en la fábrica de Torrelavega en septiembre.