Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Toyota planea reducir sus costes en 726 millones de euros anuales para 2012

Escaparate de un concesionario de automóviles de Toyota. EFE/Archivotelecinco.es
Toyota Motor planea reducir sus costes de producción cerca de 100.000 millones de yenes anuales (726 millones de euros) para 2012, usando métodos de fabricación y componentes comunes para sus coches compactos, informó hoy el diario "Nikkei".
El primer fabricante de vehículos del mundo, llevará a cabo esta estrategia primero en sus fábricas en Japón, para luego tratar de implementarla en las del extranjero, principalmente en Europa y en EEUU.
Hasta ahora, Toyota había basado un amplio porcentaje de sus ganancias en el éxito de sus vehículos lujosos y de gran tamaño, pero la crisis global ha impulsado la demanda de los vehículos pequeños y eficientes.
Por eso la compañía planea ahora reducir el coste de producción de estos modelos más pequeños, que son además fundamentales para aumentar sus ventas en los mercados emergentes, según el rotativo.
En el año fiscal 2008, que finalizó en marzo, la compañía registró una pérdida neta de 461.000 millones de yenes (3.345 millones de euros), mientras que para el ejercicio actual, Toyota prevé números rojos de hasta 850.000 millones de yenes (6.168 millones de euros).
Según el Nikkei, el primer fabricante del mundo ha venido reduciendo sus costes productivos entre 300.000 y 400.000 millones de yenes cada año (entre 2.177 y 2.902 millones de euros anuales).
Sin embargo, debido al deterioro de sus cuentas de resultados, Toyota quiere reducir sus gastos este año fiscal hasta 800.000 millones de yenes (5.805 millones de euros).
Toyota pretende además ahorrarse cerca de 100.000 millones de yenes anuales (726 millones de euros) gracias a la utilización de componentes y plataformas de fabricación comunes para todos los vehículos con motores de entre 1 y 1,8 litros que fabrica en Japón.
Entre estos modelos figuran el Vitz, el Raum, el Ractis y el Corolla, que supusieron el 80 por ciento de las ventas de vehículos que Toyota registró el pasado año fiscal en Japón, que fueron de 1,3 millones de unidades.
Para lograr este cometido, la compañía está estudiando la posibilidad de reducir el tamaño de su Corolla para que coincida con el del Vitz, y además tratará de incluir en todos estos vehículos componentes electrónicos comunes.
Con esta estrategia, que la compañía pretende extrapolar posteriormente a sus fábricas en Europa y EEUU, Toyota tratará de reducir hasta en 100.000 yenes el coste de producción de cada uno de sus vehículos compactos.