Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Toyota llamará a revisión 270.000 Lexus y Crown por un problema en el motor

Logotipo de la marca de automóviles japonesa Toyota en un vehículo expuesto en un concesionario de la marca en Tokio. EFEtelecinco.es
El grupo Toyota Motor llamará a revisión a unos 270.000 automóviles de sus modelos de gama alta Lexus y Crown en todo el mundo por un posible problema en el motor, informó hoy a Efe un portavoz del Ministerio japonés de Transportes.
Según la fuente, el gigante nipón del motor llamará a revisión el próximo lunes 61.000 vehículos unidades del Lexus y casi 30.000 unidades del Crown en Japón por el eventual defecto en el motor, y la llamada se extendería tan pronto como sea posible a otras 180.000 unidades en el resto del mundo.
El portavoz añadió que Toyota ha acelerado la decisión de efectuar la llamada a revisión mientras determina las causas y el alcance del problema.
El defecto se refiere a la válvula que regula la entrada de gasolina y aire en los cilindros del motor, y podría provocar, en el peor de los casos, que éste se calase de improviso.
La llamada a revisión afectaría a tres versiones diferentes del Crown y al menos siete del Lexus, entre ellas los LS600h, LS460, LS600hL, GS460, GS450h, GS350 y IS350.
A finales de mayo, la compañía ya llamó a revisión unos 11.500 Lexus de la serie LS por un defecto en el sistema de control de la dirección, 3.800 de ellos en EEUU, donde decidió suspender temporalmente las ventas de este modelo a la espera de recibir nuevos componentes.
La reputación del primer fabricante mundial de automóviles sufrió este año un duro golpe, tras la llamada a revisión de más de 8,5 millones de automóviles en todo el mundo por problemas relacionados con una aceleración súbita.
El pasado abril, Toyota aceptó una multa récord de 16,37 millones de dólares impuesta por las autoridades de EEUU, que le culparon de haber ocultado durante meses el defecto.
Tras aquel revés, el grupo nipón emprendió una campaña para lavar su imagen que incluye el refuerzo de sus controles de calidad y de la atención al cliente.