Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Trabajadores de Coca-Cola piden a Inspección de Trabajo acelerar denuncia por vulneración de derecho a huelga

Decenas de trabajadores de la embotelladora de Coca-Cola en Fuenlabrada se han concentrado esta mañana frente a la sede provincial de la Inspección de Trabajo y Seguridad Social, en Ramírez de Arellano, para pedir que acelere la denuncia presentada hace dos meses por vulneración del derecho a la huelga.
El portavoz de CC.OO., Juan Carlos Asenjo, ha explicado a Europa Press que a la semana de ponerse en huelga indefinida --la iniciaron el pasado 31 de enero--, el comité de empresa presentó ante la Inspección de Trabajo una denuncia por la vulneración de este derecho, dado que tenían "pruebas" de que se estaban distribuyendo por Madrid el producto pese a que de Fuenlabrada --el lugar de donde tendría que salir-- no salía nada porque "estaba todo parado".
"Han pasado más de dos meses y la Inspección de Trabajo no se ha pronunciado al respecto", se ha quejado Asenjo, quien cree que esta situación "sólo favorece a la empresa". "Sólo tiene que emitir el informe y si ha sido así (que se ha producido dicha vulneración) poner blanco sobre negro", ha afirmado.
"Entendemos que hay un entorpecimiento y sólo se pretende favorecer a la empresa", ha afirmado el portavoz sindical, quien ha insistido en que tienen "muchas pruebas" de que su derecho a huelga está siendo vulnerado "sistemáticamente" dado que "Madrid está inundado" de latas que están siendo fabricadas en otras embotelladoras pese a que cada una tiene la producción y distribución de su territorio asignado.
Por otro lado, habla de que el comité de empresa sólo tiene constancia de que se han producido 48 bajas por adscripción voluntaria al plan de la empresa en el caso de Fuenlabrada, que se sumarían a los 236 despidos ya ejecutados, por lo que habla de otros 200 que ahora mismo se encontrarían en "situación vulnerable" --están censados en esta fábrica unos 580--.
"Hay trabajadores que están adscritos a la planta de Fuenlabrada y los tienen de manera irregular en sus domicilios o en el centro de las Mercedes", ha apuntado, criticando al mismo tiempo la carta remitida ayer por la empresa dando por finalizada la reestructuración. "Esto no es real, han recolocado a unos cuantos pero ahora quedan el resto", ha añadido.