Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Trabajadores de la planta de Puleva se oponen al cierre en Alcalá de Guadaíra y no descartan movilizaciones

Los trabajadores de la planta de Lactalis --productora de la leche Puleva-- en Alcalá de Guadaíra (Sevilla) han mostrado su rechazo al cierre de la planta alcalareña y han asegurado que estudian y no descartan efectuar movilizaciones en función de las propuestas que la empresa efectúe.
Fuentes del comité de empresa han precisado a Europa Press que la dirección de la empresa ha comunicado a los 70 trabajadores el cierre de la planta sevillana para concentrar toda la producción en la planta de Granada, ofreciéndole a estos empleado un puesto de trabajo en la planta granadina.
"La empresa no quiere hablar de despidos, sino de traslados de trabajadores", han indicado fuentes del comité, quienes han explicado que se ha celebrado una asamblea con los trabajadores y han quedado en que el próximo 22 de enero se va a celebrar la primera "reunión formal" con la empresa para que ésta diga "cuáles son sus pretensiones".
Así, precisan que la empresa "solo nos dice que quiere trasladar la producción a la planta de Granada por motivos de producción, porque considera que hay un sobredimensionamiento de los útiles industriales, esto es, la fábrica de Alcalá de Guadaíra tiene capacidad para procesar 70 millones de litros, peor se están procesando 45 millones de litros al año, un 40% menos".
Han agregado que la empresa pretende aglutinar y concentrar la producción en la planta granadina "puesto que ha bajado el consumo general de leche y ha crecido el consumo de marcas blancas". "Nos dicen que así se daría viabilidad a la planta de Granada, que tendría capacidad para asegurar a todos los empleados de Sevilla", han añadido.
De esta forma, prevén reunirse con la empresa el día 22 de enero, aunque de forma paralela ya están preparando movilizaciones, como manifestaciones, concentraciones o incluso huelga, que llevarán a cabo "en función de lo que nos plantee la empresa". "Nos movilizaremos si fuera necesario en función de la propuesta de la empresa, lo tenemos en nuestra hoja de ruta", han agregado las fuentes del comité.
La planta de Alcalá de Guadaira se dedica al tratamiento y envasado de leche, según recuerdan las fuentes, que este viernes tiene prevista una reunión con el alcalde de Alcalá de Guadaíra, Antonio Gutiérrez Limones, y contactará con los grupos parlamentarios para pedir su apoyo a la industria andaluza y sevillana.
En una nota, Fitag UGT Sevilla considera que esta medida, que afecta a unos 70 empleos directos, supone "un nuevo golpe al sector agroalimentario, que ha perdido ya más de un millar de puestos de trabajo y una veintena de factorías".
UGT ha recordado que en 2010 Ebro Puleva acordó con el grupo francés Lactalis la venta de su negocio lácteo, Puleva Food, por un importe de 630 millones de euros y en 2011 se llevó acabo el desmontaje de una de las dos líneas de producción que tenía Puleva en la planta de Sevilla.
Puleva Sevilla se encuentra ubicada en la localidad de Alcalá de Guadaíra, lo que supone "una crisis total del sector industrial en la localidad".
UGT informa de que Lactalis ha explicado a los representantes de los trabajadores que el cierre de la factoría en Sevilla responde a la decisión de concentrar en Granada toda la actividad productiva en Andalucía. Puleva contaba con 640 empleados en Granada cuando entró Lactalis, que redujo la plantilla a los 500 actuales. De acuerdo con la información que facilitó la empresa al comité, cerró el pasado ejercicio con unos 40 millones de euros de beneficio.