Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Trabajadores de una fábrica francesa que debe cerrar amenazan con prenderle fuego

Varios manifestantes ondean banderas durante una manifestación de trabajadores en París. Foto: EFE/Archivotelecinco.es
Trabajadores de una fábrica de moquetas para coches de la localidad francesa de Crépy-en-Valois que debe cerrar en unas semanas amenazaban hoy con prender fuego a las instalaciones para hacer presión a la dirección y obligarle a aumentar las indemnizaciones por despido.
Alrededor de una cuarentena de empleados de Sodimatex, propiedad del grupo TrÞves, pasaron la noche en el interior de la fábrica, tras haber dicho que estaban dispuestos a incendiar una cisterna de gas, que rodearon de palier de madera con la idea de hacerla arder.
En el exterior, desde hacía varias horas se mantenía un destacamento de bomberos y gendarmes antidisturbios que ayer habían intervenido para que los participantes en la protesta no impidieran que continuara la actividad en la zona industrial en la que está ubicada la planta.
Los trabajadores, que exigen una prima de 21.000 euros por asalariado además de un periodo de nueve meses para su recolocación, iban a estar representados por miembros del comité de empresa en una reunión prevista hoy con la dirección de la compañía.
Sodimatex había anunciado en abril del pasado año el cierre de esta planta, pero desde entonces las negociaciones no han permitido llegar a un acuerdo.
Los sindicatos han denunciado que el grupo propietario sólo quiere pagar el mínimo legal a los empleados que van a perder su empleo, después de haber recibido 55 millones de euros de ayuda gubernamental en el marco del plan de ayuda al sector automovilístico.
Los conflictos laborales en los que los trabajadores amenazan con destruir las instalaciones de sus empresas se han hecho relativamente frecuentes en Francia estos últimos años, y así ocurrió en julio pasado con más de 350 empleados de una fábrica de componentes para el automóvil en Chatellerault.
En julio de 2000, unos 150 obreros despedidos de la fábrica química Cellatex, en las Ardenas, amenazaron primero con volar las instalaciones y luego vertieron 5.000 litros de ácido sulfúrico a un río. Finalmente consiguieron un aumento de la indemnización por fin de actividad.