Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Transportes Buytrago despedirá a todos sus 900 trabajadores tras no lograr acuerdo sobre el ERE

Transportes Buytrago despedirá a toda su plantilla de 900 trabajadores tras no lograr un acuerdo sobre el expediente de regulación de empleo (ERE) planteado durante el preceptivo periodo de consultas, según informó UGT.
El sindicato avanzó su intención de impugnar este ERE, al considerar que la empresa "carece de autorización del órgano judicial competente para cesar su actividad de forma súbita".
"Un hecho que sólo puede ser calificado como una decisión unilateral, fraudulenta, temeraria e irresponsable al no haber instado su situación de concurso de acreedores con antelación a su decisión de cierre", denunció en un comunicado la Federación de Servicios para la Movilidad y el Consumo de UGT.
Al no haber logrado un acuerdo sobre el ERE con los sindicatos con representación de la empresa (UGT, CC.OO. y UGT), la compañía abonará a los trabajadores la indemnización mínima legal de veinte días por año trabajado con un máximo de doce mensualidades.
Transportes Buytrago planteó hace un mes a los sindicatos su intención de rescindir todos los contratos de trabajo de la empresa, que se encuentra en situación de preconcurso de acreedores. La firma alegó un repentino cese de actividad de transporte por la falta de contratación de los clientes habituales.
El 'holding' de transporte, con presencia en todo el territorio nacional, además de la plantilla de 900 trabajadores, cuenta con unos 600 transportistas autónomos, a los que también rescindiría sus correspondientes contratos, y una red de franquicias.
Los sindicatos apuntaron entonces a la posibilidad de que parte de la actual situación que atraviesa la compañía derive de las inversiones inmobiliarias realizadas en los últimos años y el endeudamiento asociado a las mismas. El grueso de esta rama patrimonial de la empresa de transporte corresponde a las naves y las instalaciones del grupo.
Tras el cierre este martes del periodo de consultas del ERE, UGT denunció la "evidente falta de buena fe negociadora" manifestada por la empresa, cuyos representantes abandonaron la última reunión "sin ofrecer ni una sola respuesta a las cuestiones planteadas por los sindicatos ni presentar una contraoferta", según el sindicato.
Por todo ello, los representates de los trabajadores han instado a la empresa a tramitar de forma inmediata los despidos para que los trabajadores puedan abandonar el "limbo laboral" en el que se encuentran, en el que no cobran su nómina pero tampoco pueden acceder al desempleo.