Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Trichet asegura que no negoció con Zapatero la reforma de la Constitución para limitar el déficit

Asegura que la situación en agosto de 2011 era "absolutamente dramática" y que todo el mundo "apostaba a la caída de España e Italia"
El ex presidente del Banco Central Europeo (BCE), Jean-Claude Trichet, ha justificado la carta que envió en agosto de 2011 al ex presidente del Gobierno, José Luis Rodríguez Zapatero, en la que reclamaba importantes reformas económicas alegando que la situación de la eurozona era "absolutamente dramática" y que España e Italia "estaban en juego", pero ha negado que negociara la reforma de la Constitución para limitar el déficit público.
"No negocié. No he leído el libro del señor Zapatero y no sé si él sostiene lo mismo, pero desde mi punto de vista puedo decir que no hubo negociación con el señor Zapatero", ha dicho Trichet durante una audiencia en la Eurocámara al ser preguntado por el eurodiputado de CiU, Ramon Tremosa, sobre la reforma de la Constitución acordada por el PSOE y el PP en 2011 y sobre la carta que Zapatero ha hecho pública por primera vez en sus memorias.
El ex presidente del BCE ha sostenido que el verano del 2011 resultó "el episodio más intenso" de la crisis, ya que fue "cuando el 40% del PIB de la eurozona estaba siendo cuestionada, cuando España e Italia estaban en juego".
"Desde nuestro punto de vista, podíamos ver claramente el drama absoluto. Por supuesto, supongo que se veía también desde Madrid. El resto del mundo estaba apostando masivamente por la caída de España e Italia y después el resto de la eurozona", ha explicado Trichet a los eurodiputados.
El BCE decidió entonces -ha proseguido- intervenir comprando deuda española e italiana con el fin de "restaurar la correcta transmisión de la política monetaria", que se había colapsado para estos dos países y también para Grecia, Portugal e Irlanda, que ya habían sido rescatados.
Al mismo tiempo, Trichet -con el apoyo del consejo de gobernadores del BCE y con el entonces gobernador del Banco de España, Miguel Ángel Fernández Ordóñez- envió la misiva a Zapatero, que contenía lo que a su juicio eran "las cartas apropiadas en manos de España para salir de esa situación absolutamente dramática".
"No pretendo decir que estábamos en lo cierto en todo, pero lo que se ha hecho (de las recomendaciones) ha demostrado ser eficaz para sacar a España del drama sin un programa completo del FMI", ha alegado el ex presidente del BCE. "No sugiero que estamos en el mejor de los mundos posibles pero estábamos en el peor de los mundos", ha zanjado.