Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Trichet pide más poder para las autoridades europeas en los países que incumplen sus compromisos

Destaca que cada vez hay un mayor debate sobre la posibilidad de crear un ministro de Finanzas europeo
El presidente del Banco Central Europeo (BCE), Jean Claude Trichet, ha defendido que en el caso de aquellos países que incumplan de forma reiterada sus programas y compromisos económicos debería ser no sólo posible, sino "obligatorio", que las autoridades europeas puedan adoptar decisiones directas sobre las políticas económicas de estos países.
En un discurso en la Universidad de Humboldt titulado 'Mañana y pasado mañana: una visión para Europa', Trichet incidió en la importancia de que estas autoridades tengan un papel "más profundo y más autoritario" en la formulación de estas políticas, aunque reconoció que esta propuesta requeriría un cambio del Tratado europeo e implicaría un "nuevo concepto de soberanía".
Sin embargo, también incidió en que el primer paso, en una unión en la que lo que hace un país afecta al resto tanto de forma positiva y negativa, es que las instituciones europeas y los estados miembros cumplan con sus responsabilidades. "En primer lugar, cada país de la zona euro debe mantener su casa en orden", insistió.
Para ello, Trichet reconoció que los países que han perdido su acceso al mercado merecen una oportunidad para recuperar la normalidad en su economía y restaurar la estabilidad, al mismo tiempo que subrayó que el actual método de conceder ayuda a estos estados con unas duras condiciones está "justificado".
En esta línea, el presidente del BCE volvió a plantear la posibilidad de crear un ministro de Finanzas de la Unión Europea, una opción que ha cobrado fuerza desde que la mencionó hace unos meses, en un entorno en que el cada vez tiene más peso la necesidad de una mayor gobernanza europea.
"Cada vez más, parece que no es demasiado atrevido considerar la posibilidad de un Ministerio de Finanzas Europeo, lo que sí sería demasiado atrevido sería no plantearse crear una institución de este tipo", añadió.
DEFIENDE LA COMPRA DE BONOS.
Por otro lado, Trichet defendió el programa de compra de deuda soberana de países de la eurozona, destinado a mejorar la transmisión de la política monetaria a la economía, ya que los mercados de bonos son "cruciales" para el trabajo del BCE.
Así, incidió en que el programa no ha sido "inflacionario" y recordó que su objetivo, a diferencia de las medidas de otros bancos centrales, no era inyectar liquidez en la economía". "Es muy importante entender que las decisiones políticas del BCE durante la crisis han estado en línea con nuestro mandato de las estabilidad de precios", añadió.