Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Trichet pide que los esfuerzos se centren en recuperar la confianza

El presidente del Banco Central Europeo (BCE) , Jean-Claude Trichet. EFE/Archivotelecinco.es
El presidente del Banco Central Europeo (BCE), Jean-Claude Trichet, afirmó hoy que la recuperación económica comenzará a verse a partir de 2010 siempre que se consiga recuperar la confianza, aunque advirtió que este año (2009) "será muy difícil".
El presidente de la entidad monetaria dijo hoy en un discurso en Tokio que el BCE hará "todo lo posible para restaurar la confianza", ya que es la "clave" e "ingrediente más preciado" de la recuperación tras la crisis, aunque recordó que aún existen desequilibrios y hay que estar preparados para las correcciones.
El mundo se enfrenta al "test de mayor magnitud" tras la II Guerra Mundial y "todavía serán necesarias más medidas" para reflotar la economía, indicó Trichet.
En cuanto a la reunión del banco central el 7 de mayo en Fráncfort, Trichet no aclaró si podrían adoptarse nuevas medidas no adicionales para facilitar el acceso a la liquidez en los mercados.
Con respecto a los tipos de interés que se decidirán ese día, situados ahora en el 1,25 por ciento, dijo que la decisión se tomará teniendo en cuenta "el medio plazo" y que no se deben enviar mensajes que "alienten expectativas".
Respecto a las medidas monetarias de la entidad con base en Fráncfort, recordó que el actual tipo de interés del 1,25 por ciento "no ha sido visto nunca antes en toda la historia de posguerra de los asuntos monetarias europeos" y que se debe evitar caer en ambigüedades que retrasen la recuperación.
En todo caso anteriormente, el jefe de la política monetaria europea dejó abierta la puerta de un nuevo recorte de tipos por debajo del 1,25 por ciento, al asegurar que ese no es el nivel más bajo que podría alcanzar para facilitar el acceso a la liquidez.
Trichet dijo en un almuerzo con representantes de la banca y el Gobierno nipón que la decisión sobre los tipos de interés se tomará en base a una sostenibilidad fiscal y estabilidad en los precios.
No obstante, Trichet abogó por no tomar nuevas medidas para recapitalizar el sector financiero en Europa, ya que las que se han tomado en Estados Unidos y Japón son válidas para sus respectivos sistemas, y dijo que Europa debe implementar las decisiones ya tomadas.
"En nuestra economía los bancos tienen una gran importancia, por ello las medidas no-estándar deben ser implementadas a través de la intervención y la participación activa de los bancos", añadió.
Asimismo, Trichet se mostró de acuerdo en la política del Gobierno del estadounidense Barack Obama y la Reserva Federal para mantener un dólar fuerte. "Es algo que va en interés de Estados Unidos y es una actitud responsable", afirmó.
Trichet indicó que existen tres factores claves que llevaron a la crisis crediticia: esquemas de compensaciones que fomentaban los beneficios a corto plazo, la estructura de las compañías de valores y los desequilibrios macroeconómicos a nivel internacional que llevaron a una escasez de ahorro en algunas economías.
El banquero francés dijo que "es la primera vez de la historia económica que un solo evento adverso tuvo, en pocos días, un efecto simultáneo en todas las economías y en todos los sectores", en referencia al efecto dominó que generó la caída de Lehman Brothers desde el pasado septiembre.
El presidente del BCE dijo que las decisiones tomadas en la pasada cumbre del G20 en Londres son un buen ejemplo de la posibilidad de equilibrar y coordinar políticas monetarias a nivel global.
"Hemos creado un nuevo planeta y ahora lo estamos probando a nivel global" reiteró Trichet, que aseguró que los países emergentes y las nuevas tecnologías ayudarán a rescatar a la economía mundial de la recesión.
Trichet subrayó la importancia de "las familias y los empresarios para que la economía se recupere" y que no depende sólo de las autoridades públicas y los bancos centrales.
"Devolver la confianza es la clave y por ello se necesitan grandes reformas para condiciones cambiantes que deben ser tomadas de manera inmediata", aseguró.