Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

UBS eleva un 79% su beneficio en 2015

El banco suizo UBS obtuvo un beneficio neto atribuido de 6.203 millones de francos suizos (5.573 millones de euros) en 2015, lo que representa un incremento del 79% con respecto al ejercicio precedente, según informó la entidad, que no espera que los desafíos que tiene por delante la economía vayan a resolverse en un futuro próximo.
Los ingresos operativos de UBS entre enero y diciembre alcanzaron un total de 30.605 millones de francos suizos (27.498 millones de euros), un 9,2% más que un año antes.
Entre las distintas áreas de negocio, los ingresos de la división de gestión de patrimonios crecieron un 3,2%, mientras los de la unidad de banca corporativa aumentaron un 3,9% y la facturación del negocio de gestión de activos subió un 8,1%. Por su parte, los ingresos por banca de inversión se incrementaron un 6,2%.
"A pesar de un entorno muy difícil, hemos registrado un año excelente, tanto en términos de retorno para los accionistas como de fortalecimiento de las relaciones con los clientes", declaró Sergio P. Ermotti, consejero delegado de UBS.
En el cuarto trimestre del año, el banco suizo obtuvo un beneficio neto atribuido de 949 millones de francos suizos (852 millones de euros), un 54,1% menos que un año antes, mientras sus ingresos por operaciones retrocedieron un 5,5%, hasta 6.775 millones de francos (6.087 millones de euros).
"El cuarto trimestre es una buena demostración de nuestra disciplina", añadió Ermotti, quien subrayó que UBS "no estuvo tentado de asumir mayores riesgos o adquirir nuevo dinero no rentable para compensar los efectos estacionales de las difíciles condiciones del mercado".
De cara al presente ejercicio, UBS destacó que muchos de los desafíos y riesgos geopolíticos probablemente no se resuelvan en un futuro próximo, por lo que la fortaleza del franco suizo, la sustancial volatilidad en los mercados y los bajos tipos de interés seguirán representando "vientos en contra".
Asimismo, la entidad advirtió de que los cambios propuestos en el marco para abordar el problema de entidades demasiado grandes para quebrar causará un sustancial coste de intereses y apuntó el impacto en los costes del sector relacionado con los cambios en la normativa internacional para la banca.