Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

UBS mejora al 2,9% su previsión de crecimiento para España en 2016, pero advierte del riesgo político

La mejoría del mercado laboral y de la confianza, así como las condiciones más relajadas de financiación han permitido un comienzo de año mejor de lo esperado para la economía española, que podría crecer en el conjunto de 2016 a un ritmo del 2,9%, según el banco suizo UBS, que ha revisado tres décimas al alza su anterior previsión para España este año, mientras mantiene en el 2,2% su estimación para 2017.
Los analistas de la entidad helvética consideran que la demanda doméstica seguirá siendo el principal motor de crecimiento de la economía española en 2016, mientras que la contribución del comercio exterior probablemente sea negativa.
"La velocidad de la recuperación económica continúa sorprendiendo al alza gracias a la mejoría del mercado laboral, la mayor confianza y unas condiciones financieras menos restrictivas", explica UBS.
No obstante, el banco señala que el próximo Gobierno de España, que volverá a celebrar elecciones generales el próximo 26 de junio, tendrá que dedicar "una atención constante" a la reforma del mercado laboral, la consolidación fiscal y al fortalecimiento del potencial de crecimiento de la economía.
"Bajo un escenario de riesgo, la complicada situación política podría tener un impacto negativo sobre la confianza del sector privado, sobre todo en el sector empresarial", apunta UBS, que advierte de que los retos del saneamiento de las cuentas públicas pueden lastrar el crecimiento a medio plazo.
En este sentido, la entidad prevé que el déficit presupuestario de España se sitúe en 2016 en el 3,8% del PIB y baje al 3% el próximo año, por encima de las nuevas metas planteadas por Bruselas del 3,7% este año y el 2,5% el siguiente.
En cuanto a la deuda pública, los autores del informe calculan que el endeudamiento de España será del 99,9% en 2016, aunque bajará ligeramente hasta el 99,2% un año después.
Por otro lado, UBS espera que la inflación armonizada de España cerrará 2016 en el -0,5%, pero subirá con fuerza en 2017, hasta el 1,7%, mientras que la tasa de paro acabará este año en el 20,1% y pasará al 18,3% en 2017.
RESILIENCIA DE LA ZONA EURO.
En el conjunto de la eurozona, el informe destaca la resiliencia del crecimiento de la región, gracias a la solidez de la demanda doméstica en contraste con la debilidad del entorno exterior.
De este modo, UBS espera que el PIB de la zona euro crecerá un 1,6% este año y un 1,7% el siguiente, confirmando las anteriores previsiones del banco, lo que permitirá reducir el desempleo al 10,4% en 2016 y al 10% en 2017.
Asimismo, los analistas de la entidad suiza prevén que la inflación experimentará un significativo repunte desde el 0,2% previsto para este año hasta cerca del 1,7% a finales del próximo año, cumpliendo así el objetivo de estabilidad de precios del Banco Central Europeo (BCE).
En este sentido, UBS espera que Mario Draghi ofrezca en el cuarto trimestre del año directrices acerca de su disposición a mantener su programa de compra de activos, cuya finalización está prevista para marzo de 2017.
"Pensamos que el BCE ha terminado y no añadirá más estímulos en los próximos meses. Sin embargo, a finales de 2016 tendrá que orientar a los mercados sobre cómo quiere proceder con el QE después de marzo de 2017", señalan los analistas de UBS.
A este respecto, la entidad contempla tres posibles escenarios a partir de esta fecha, incluyendo el mantenimiento de las compras como hasta ahora, una retirada gradual de los estímulos o su finalización, aunque UBS no ve probable que el BCE ponga fin al QE de forma repentina en abril de 2017.