Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

La UE lanza una plataforma para atajar el trabajo no declarado en los Estados miembro

La Comisión Europea ha lanzado este viernes una plataforma europea para impulsar la lucha contra el empleo no declarado con el objetivo de mejorar la cooperación entre las autoridades competentes de los Estados miembro, los sindicatos y las patronales.
El objetivo a largo plazo es mejorar las condiciones laborales, reducir el fraude a la Seguridad Social e integrar a los trabajadores de la economía sumergida en el mercado de trabajo. La plataforma tratará con todo tipo de empleo no declarado, desde falsos autónomos hasta empresas ficticias.
"Para nosotros está claro: No hay espacio para condiciones laborales injustas y el dumping social en nuestra Unión Europea", ha subrayado la comisaria de Empleo y Asuntos Sociales, Marianne Thyssen, en el acto de lanzamiento de la plataforma, en el que ha defendido las acciones "decididas" promovidas por Bruselas para "defender" los "valores sociales y reforzar la justicia" en el mercado único.
La plataforma estará compuesta por representantes de todos los Estados miembro, más un máximo de cuatro personas designadas por los agentes sociales y la Comisión, que la preside y actuará como un foro de discusiones para buscar vías para mejorar las políticas y medidas contra el trabajo no declarado y promover la cooperación entre las autoridades competentes, sindicatos y patronales y la concienciación.
Los representantes de patronal y sindicatos, Eurofund, la Agencia Europea para la Seguridad y la Salud en el trabajo, la Organización Internacional del Trabajo (OIT) y los representantes de los países del Espacio Económico Europeo serán observadores permanentes.
El organismo se reunirá al menos dos veces al año y se crearán grupos de trabajo para tratar formas específicas de empleo no declarado.
El Ejecutivo comunitario estima que para su funcionamiento serán necesarios en torno a 2,1 millones de euros al año, que saldrán del capítulo Progress del Programa europeo para el Empleo y la Innovación Social (EaSI).